El Divisadero, raicilla, naturaleza y comida deliciosa

Tips de Viajero
hacienda_raicilla
Hacienda El Divisadero.

Cuando me comentaron que el objetivo de ir a la Hacienda El Divisadero, que se encuentra cercana a Puerto Vallarta, en Cabo Corrientes, Jalisco (México), era conocer el procedimiento de elaboración de la raicilla me pareció sin duda muy interesante, pero qué grata sorpresa encontrarme con que se trata de un paseo que muestra mucho más que eso, es toda una gran experiencia que involucra naturaleza, historia, rica comida y hasta un momento místico.


Dónde probar raicilla en Puerto Vallarta


Visitar Hacienda El Divisadero es recomendado ampliamente para toda la familia, pues los adultos quedamos encantados con la comida, el esplendor del lugar y lo interesante de las explicaciones; pero los niños quedan felices con el paseo a caballo, el contacto con la naturaleza y las explicaciones de cómo se hace el queso y la raicilla.

A las 9 de la mañana tomamos el transporte (ya está incluido en el tour), que nos llevaría hasta El Divisadero. La amabilidad que caracteriza a los prestadores de servicios de Vallarta no se hizo esperar y en pocos minutos ya llevábamos buena plática con el chofer.

hacienda_raicilla
El camino es largo pero precioso, como había llovido un día antes pues el verde en sus diferentes tonalidades era espectacular: Hicimos una breve parada en el poblado El Tuito, de la que les contaré en otro post; y seguimos hasta llegar a la Hacienda El Divisadero donde los bellos paisajes, el aire fresco y el aroma a chocolate nos dieron una grata bienvenida.

El desayuno estuvo conformado por café, chocolate espumosito, pan y galletas recién horneadas, fruta, taquitos y sopes que aderezamos nosotros mismos con diversos tipos de queso, luego de que recibimos una explicación sobre su elaboración.

Luego conocimos los diferentes tipos de agaves y así llegamos hasta encontrarnos con el proceso de la destilación de la raicilla, la que incluyó también la debida y obligada degustación de la misma, obviamente con toronja y naranja. Bueno, la verdad es que ahí fue donde aprendí que la raicilla no se bebe con limón como el tequila.

Por razones del clima se adelantó el paseo a caballo que se suele hacer más tarde, pero estuvo perfecto porque apenas regresamos la lluvia atacó con fuerza. Para los niños, esta fue quizá la experiencia que más disfrutaron, pues montar a caballo no es algo que se haga todos los días y más cuando se trata de contemplar tan maravilloso panorama.

El momento místico estuvo presente al visitar la piedra con grabados de grifos que se encuentra en territorio de la hacienda; petroglifos, que según nos explicaron se desconoce su significado. Tocar esa piedra es de verdad un gran momento que hay qué vivir.

Para terminar con una jornada perfecta llegamos hasta el restaurante de la hacienda para degustar sus deliciosos platillos muy mexicanos, una gran parrillada, tortillas y margaritas preparadas con raicilla y me contaron que ofrecen 22 variedades en su sabor.

Así concluyo una jornada que con enorme gusto volvería a vivir. Vallarta ofrece tantos atractivos y actividades a realizar que bien vale la pena dejar un poco el sol y la playa atrás para disfrutarlas.

raicilla
En Hacienda El Divisadero

Dónde se produce la raicilla


La raicilla es una bebida pariente del tequila, pues se elaboran de forma similar, mas no igual. Ambas son fuertes, pero su sabor es muy distinto y esto radica en que se elaboran con diferente tipo de agave también. Para el tequila se usa el agave azul y para la raicilla el agave lechuguilla, cuya característica principal es que se da de forma silvestre


A la raicilla se le ha hecho una mala fama, desde leyendas a su alrededor hasta atribuirle efectos fuertes y/o alucinógenos, con lo cual no coincido, pienso que más bien son pretextos de aquellos a los que se les pasa la medida y lo más fácil es culpara a ese líquido transparente que no se puede defender, pero les cuento mi experiencia en la que no me pasó nada anormal y miren que le entré con singular alegría. 

He tenido la fortuna de visitar las dos regiones de Jalisco donde se está elaborando la raicilla (Talpa, San Sebastián del Oeste y Mascota; y El Tuito y Cabo Corrientes) y así conocí también su origen y forma de elaboración. La primera vez que lo probé, fue en Sayula, Jalisco, muy cerca de Talpa; y la segunda, fue en la Hacienda El Divisadero, muy cerca de El Tuito, a poco más de una hora de Puerto Vallarta

Se dice que la raicilla nació gracias a la idea de un tabernero a quien se le ocurrió ponerle ese nombre a la bebida que él mismo destilaba, en tiempos en que los españoles prohibían a los mexicanos elaborar bebidas alcohólicas. Pero ha pasado el tiempo y la raicilla aún se hace de forma artesanal y obviamente, eso le da un valor agregado. En el Consejo Mexicano Promotor de la Raicilla me comentaron que se encuentran en la búsqueda de la denominación de origen, lo cual les ayudaría a los casi 70 productores que hay de la bebida a colocar mejor su producto. 

Para la raicilla, se obtiene la piña y luego ésta se tatema; una vez que se saca del horno, se extraen los jugos (para eso se usa un mazo de madera), y luego pasa a la fermentación. Claro que esta es una descripción leve del proceso, porque la explicación completa es muy larga e interesante. Si te interesa conocerla, puedes visitar la Hacienda El Divisadero y disfrutar además de una jornada extraordinaria con comida, paseo a caballo y mucho más. 

Algo que se debe considerar es que la raicilla se elabora con agave silvestre por lo tanto es difícil encontrar una gran producción, y además su precio es un poquito más elevado, pero realmente vale la pena probarlo. 

Así las cosas, en México el Tequila tiene su novia y se llama Raicilla y te invito a que la conozcas y la disfrutes.

raicilla
Consejo Promotor de la Raicilla.

#buttons=(Ok, Go it!) #days=(20)

Our website uses cookies to enhance your experience. Check Now
Ok, Go it!