martes, 1 de septiembre de 2009

Pasando migración en Estados Unidos II

Pasando migración en Estados Unidos I

Una vez que bajas del avión, no hay pierde, pues no te dejan dirigirte a otro lado que no sea a las ventanillas de migración. Tú simplemente sigue el camino que todos siguen y llegarás hasta allá.

Dependiendo de tu ciudad de llegada, creo yo, es la forma como te tratan. Luego te escribo sobre estas diferencias.

Ya en la fila pasan algunas personas a verificar que tengas las formas llenadas. La mayoría de ellos hablan español.

Al llegar a la ventanilla, ahí sí depende de con qué cara te vean y de qué tan “sangrón” sea el oficial. Hay algunos que te reciben amablemente, pero otros parece que te van a ladrar.

Uno buena onda, simplemente te preguntará a qué vas y cuánto tiempo estarás allá. Tal vez te saque plática de algo más.

Uno mala onda, casi te pide la fe de bautismo, pues todo quieren saber: a dónde vas, por qué vas, con quien vas, cuánto dinero traes, si te piensas quedar allá (que bobos ya parece que si alguien piensa quedarse se los va a decir), si tienes boleto de regreso, en fin, el caso es fregar. Con esos yo sigo una táctica muy sencilla, contesto sólo lo que preguntan, con la respuesta más corta posible. Una cosa es que tengan el derecho a preguntarme, y otra cosa es que yo quiera contar, ¿no crees?

Por supuesto, que ahí mismo te piden ambas formas, pasaporte y visa. Revisan tus documentos, te toman las huellas digitales y una foto; sellan y cortan la forma personal (se quedan con una parte y la otra la entregas al salir del país); y ya puedes pasar. Más adelante, después de recoger tu equipaje, te piden la forma azul, la familiar. Y ya, eso es todo.

Pasando migración en EUA III