jueves, 25 de junio de 2015

Wadi Rum: tocado por la mano de Dios

Desierto Wadi Rum
Atardecer en Wadi Rum.

“Inmenso, solitario... como tocado por 
la mano de Dios”. 
Así describió Lawrence de Arabia a Wadi Rum 

Llegué lamentablemente muy tarde a Wadi Rum, un desierto ícono de Jordania; apenas a tiempo para ver la caída del Sol y su espectacular guiño anaranjado para los que esperábamos en silencio el momento en que se escondería por completo.

A Wadi Rum también se le conoce como “El Valle de la Luna” y recorrerlo con tanquilidad seguramente debe resultar una experiencia inolvidable; sin embardo, no les mentiré y debo aceptar que con el poquitísimo tiempo que estuve ahí no alcancé a degustarlo, no puedo decir más de lo que vi: es grande, muy grande.

miércoles, 24 de junio de 2015

Visitando a los flamencos en Celestún

Flamencos en Celestún
Hermosos flamencos en Celestún.

Hay tantas maravillas en nuestro país! Y una de las qué más me ha impresionado fue visitar a los flamencos (flamingos) en su habitad natural en Celestún, Yucatán.

Celestún está a unos 95 kilómetros de Mérida y ese trayecto se recorre en aproximadamente hora y media, debido a que en gran parte la carretera es angosta, aunque está en muy buenas condiciones. Además se hace necesario hacer una que otra parada para caminar un poco por los pequeños pueblos que se va uno encontrando en el camino.

jueves, 18 de junio de 2015

Casa Gangotena, historia y distinción

Hotel Boutique Casa Gangotena
Jardín en Hotel Boutique Casa Gangotena.

En una bella e histórica casona en el centro de Quito, hoy yace un hermoso y elegante hotel boutique llamado Casa Gangotena, hasta dónde llegué una noche de junio (2015) para dar comienzo a un breve, pero intenso recorrido por la capital de Ecuador.

El Hotel Boutique Casa Gangotena se encuentra en pleno corazón del Centro Histórico de Quito, en una esquina de la inmensa Plaza de San Francisco. Cuentan que, como solía ocurrir en muchas ciudades de América tras la conquista, alrededor de esta plaza se construyeron casonas de personajes pudientes de la época, pero muchos años después un incendio casi terminó con varias de ellas y fue en 1918 que se reconstruyó Casa Gangotena.