miércoles, 19 de octubre de 2011

Tlaquepaque: arte, artesanías y buena comida


Mis recuerdos de Tlaquepaque (Jalisco, México) se remontan a los viajes que hacía en mi niñez y cuando siempre al pasar por Guadalajara, llegábamos invariablemente a Tlaquepaque a comer y aprovechábamos para dar un paseo por el pintoresco lugar; pero cuál ha sido mi sorpresa, que al regresar luego de tanto tiempo me encuentro con un sitio muy diferente, lleno de bonitas tiendas, galerías de arte, buenos restaurantes y ambiente en sus calles. 

El nombre completo de la ciudad es San Pedro Tlaquepaque, pero los cuates lo llamamos simplemente Tlaquepaque, que es una palabra de origen náhuatl y significa “lugar sobre las lomas”. 

Hoy, es un lugar precioso que vale la pena visitar por más de un día, con sus calles limpias, buenos hoteles y tiendas de arte, a las que suelo entrar y comprar casi nunca porque son caras, lo admito; pero también hay infinidad de establecimientos para comprar bellas artesanías de barro, cerámica, vidrio, latón, hierro forjado, madera y mucho más. Yo compré algunas cosas muy bonitas en Origenes, Casa Linda y algunas otras tientas. 

Para comer hay infinidad de buenos restaurantes, pero nosotros comimos riquísimos platillos mexicanos en Casa Luna, del que les contaré en un post aparte. 

De verdad que pasear por estas calles es todo un deleite, pues para donde voltees hay algo interesante y agradable qué ver: estatuas de latón, figuras, arte frente a las galerías, en fin… es un paseo muy entretenido donde además podrás tomar fotos divertidas. 

Si visitas Guadalajara (capital del estado de Jalisco) no olvidas darte tiempo para pasar por el bello Tlaquepaque y visitar también su museo de cerámica, la Parroquia de San Pedro y el Jardín Hidalgo.

Y para terminar la tarde… ¿qué tal una margarita de tamarindo en uno de sus bares?