viernes, 25 de enero de 2019

Bélgica en familia, tips y atractivos

Bélgica

Bélgica es un país a corta distancia de ciudades muy populares, como Amsterdam y Paris. Nos tomó tan sólo 2 horas en tren llegar hasta Bruselas desde la capital de Holanda. Y luego de unos días, seguimos camino hacia Brujas y Gante, dos de los destinos imprescindibles en este país. Una semanita en Bélgica no bastó, pero sin duda alguno nos dejó con ganas de volver. 

Es un país que podría calificar como de presupuesto medio, ni es tan caro como Francia pero tampoco es tan barato como Hungría. ¿Vale la pena visitarlo? ¡Por supuesto!

En Bélgica podrás recorrer calles medievales y apreciar su gran riqueza arquitectónica; además, es una nación con una encomiable tradición de pintores flamencos. Por otra parte, es mundialmente conocida la calidad de sus chocolates, las papas fritas, los mejillones y las crepas, por mencionar tan sólo lo más famoso. 

Afortunadamente, las distancias ahí son muy cortas, así que podrás moverte con relativa facilidad entre ciudades en su muy eficiente tren, que por cierto tiene grandes descuentos para jóvenes, para familias o simplemente de fines de semana. Nosotras pagamos la mitad por viaje redondo a Gante y a Brujas, pues viajamos entre viernes y domingo a ambas ciudades. 

Bruselas es la ciudad más grande del país y también la más cosmopolita. Su red de transporte público es muy buena, aunque si te hospedas en el centro podrás ir caminando a muchos de los atractivos. Otra forma de moverse, es la bicicleta, aunque no es una buena opción durante el invierno. 


En Bélgica se habla flamenco (cosa que no sabía), pero mucha gente habla francés; y claro que para los turistas, el inglés es la mejor forma de comunicarse. 

Cómo les decía, llegamos a Bruselas desde Amsterdam en tren. El boleto lo compré tres meses antes de viajar y me costó 34 Euros por persona. Tip: pon mucha atención a qué estación llegarás en Bruselas, lo mejor es ir hasta Bruxelles Central, que está en pleno centro. Nosotras desde ahí fuimos caminando a The Dominican, nuestro hospedaje en la ciudad. 

Otras estaciones en la ciudad son: Bruxelle Midi, también conocida como Brussel Zuid, y Brussels Nord. Por cierto, que al dejar Bélgica fuimos hasta Bruxelle Midi para tomar desde ahí el autobús que nos llevó hasta el aeropuerto de Charleroi. 

Hospedarnos en el bonito hotel a The Dominican nos permitió recorrer gran parte del Bruselas caminado. Las habitaciones son hermosas, con amenidades de lujo. Cada mañana se sirve un desayuno bufet extraordinario, incluso con deliciosas crepas. Definitivamente un gran hospedaje, con la calidad de un hotel boutique de gran nivel, pero con tarifas bastante razonables.

Hotel en Bruselas

Para visitar los museos usamos la tarjeta Brussels Card, que incluye tarjeta de transporte ilimitado. Se puede adquirir en línea o al llegar a la ciudad en varias oficinas de turismo que están muy bien ubicadas. Tip: Si visitarás la ciudad domingo y/o lunes, analiza si realmente necesitas o podrás usar esta tarjeta, pues los domingos algunos lugares tienen entrada gratis y los lunes cierran todos los museos. 

Los lugares que debes visitar en Bruselas son: la Grand Place y recuerda tocar el brazo de la estatua de bronce de Everard t’Serclaes pues aseguran que es de buena suerte, Galerías Saint Hubert, Catedral de Bruselas, Manneken Pis, Jeanneke Pis, Basílica del Sagrado Corazón, recorrer el barrio Sablon y visitar Notre Dame, Palacio de Justicia, Parque Real y el Palacio Real (Si vas entre junio y septiembre). Salvo, este último, lo demás es gratis. 

Lugares donde debes adquirir una entrada: Museo de la Ciudad, Atomium, Museo de los Instrumentos Musicales, Museo del Comic, Museo del Chocoalte, Mini Europe, Museo de las Bellas Artes, Museo Magritte y Autoworld.

Si quieres probar las mejores frites, entonces deberás alejarte del centro. Hay 2 lugares que verdaderamente amamos: las que están en la plaza Flagey y que llevan ese mismo nombre; y Maison Antoine, que está en la Place Jourdan. En el centro de Bruselas encontrarás muchos establecimientos, pero creeme que ninguno se compara con los que te menciono, son toda una tradición en la ciudad. 

Brujas y Gante son lugares obligados. Nosotras pasamos una noche en la primero y dos noches en la segunda, pero también puedes ir en excursión de un solo día desde Bruselas. 

A Brujas se hacen aproximadamente 55 minutos desde Bruxelles Central, mientras que Gante está más cerca. Definitivamente no te recomiendo visitar ambas el mismo día, porque son tan bonitas que querrás pasar más tiempo ahí. 

Al llegar a Brujas en el tren podrás ir caminando hasta el centro, simplemente sigue a toda la gente y luego de cruzar la calle, ya te encontrarás con escenarios encantadores de esta adorada ciudad. 

Algunos de los lugares que debes visitar en Brujas son: el Ayuntamiento y la Basílica de la Santa Sangre, ambos en la plaza del Burg, un paseo por los canales y luego por los puentes. Aunque claro está que toda la ciudad es para admirarse. 

Sube al Campanario de Brujas o al balcón del museo Historium, visita Grote Markt (plaza principal), y toma una foto del emblemático Muelle del Rosario. 

¿Dónde comer? Te recomiendo el lugar llamado Soup, que está en el centro y sirve comida rica y barata. OJO, tiene un horario muy reducido, se llena pronto y se acaba la comida.

Bélgica

A Gante llegamos por mi afán de conocerle, pues había tantas comparaciones con Brujas, que si una es mejor que la otra, que si son iguales… en fin. Quise comprobar por mi misma y me encontré con una ciudad muy distinta a Brujas, con su carisma particular y muchos lugares para visitar. 

La estación del tren está algo retirada del centro, así que la opción es tomar el tranvía y en 15 minutos podrás admirar la arquitectura de la ciudad. 

Ahí debes visitar catedral de San Bavón, los muelles Graslei y Korenlei y castillo de los Condes de Flandes principalmente. Si te queda tiempo, pasea por las plazas de la ciudad y disfruta de unas papas en Frites Atelier, de las mejores que probamos en todo Bélgica.