jueves, 19 de octubre de 2017

Pan Pacific, en el corazón de Vancouver

Vancouver, Canada

Camas encantadoras, vista maravillosa y ubicación inmejorable; así fue nuestra estancia en el hermoso hotel Pan Pacific, que se encuentra en el corazón mismo de Vancouver.

Vancouver es una ciudad grande, con cara de capital, pero no es el caso, pues la capital de la Columbia Británica (Canadá) es Victoria, que es mucho más pequeña.


Luego de visitar precisamente Victoria, fuimos hasta esta jovial entidad y nos hospedamos en el hotel Pan Pacific Vancouver, que es enorme y está justo en Canada Place.

Canada Place es el punto de partida de muchos recorridos turísticos, además ahí están las paradas de los autobuses gratuitos que van hasta lugares como Capilano Suspension Bridge Park y Grouse Mountain, entre otros. Muchos de los atractivos más importantes de la ciudad quedan a corta distancia caminando, como Gastown, Vancouver Lookout, FlyOver Canada, Art Gallery, Chinatown, Dr. Sun Yat-Sen Classical Chinese Garden y muchos más. Por cierto, que una tarde fuismos a FlyOver Canada, que está justo atrás del hotel. ¡Qué buena atracción! Muestra la maravillosa naturaleza de Canadá, en un vuelo de unos 15 minutos. Muy recomendable. 

Pan Pacific Vancouver es también un centro de convenciones, así que tiene un gran movimiento todo el día en sus instalaciones. Pero en cuanto a sus servicios de hospedaje, puedo contarles que son inmejorables. Habitaciones modernas con un toque formal y elegante. Las camas son deliciosas, así como sus almohadas. Ofrecen amenidades de lujo y todas las comodidades. La alberca es enorme y la vista desde ahí también es muy agradable, a lo lejos se ve la zona boscosa cercana. Nosotras estuvimos ahí en el verano, así que el sol y el clima nos permitieron disfrutar de un buen chapuzón una tarde de nuestra visita. 

Nuestra habitación en Pan Pacific Vancouver fue con vista al Vancouver Harbour, así que el amanecer y el atardecer desde la ventana teníamos todo un espectáculo. Además, algunas mañanas nos tocó ver la llegada de cruceros, y a todas horas podíamos ser testigos del despegue y aterrizaje de hidroaviones. A lo lejos veíamos las montañas y el verde que caracteriza a esta provincia tan natural.

En las cercanías de este hotel se pueden encontrar muchos restaurantes y cafeterías, así como algunos centros comerciales no muy grandes. Nosotras aprovechamos para salir a cenar cada noche y la verdad es que regresábamos algo tarde, y aquí vale la pena mencionarles que Canadá es un país muy seguro, donde me siento muy tranquila de caminar a cualquier hora con mi hija.

Finalmente, me gustaría recordarles que la clave para aprovechar mejor el tiempo y ahorrar en trasporte, es tener un hospedaje céntrico; pero si además de esto es un gran hotel, la estancia feliz en la ciudad está prácticamente garantizada.

Más información: www.panpacific.com

Vancouver