lunes, 28 de octubre de 2013

De la uva a la mesa, vino de Rioja

Bodegas Eguren Ugarte, Rioja, España, vino de Rioja
Bodegas Eguren Ugarte

Nunca antes me sentí tan atraída por el tema del vino, como ahora que he tenido la fortuna de visitar La Rioja en España y conocer de cerca el proceso que se lleva a cabo en la elaboración de sus vinos. En este post se los contaré con mis propias palabras, que seguramente no serán los términos que usaría un especialista, advierto. 

¿Un buen vino inicia en o con la uva? ¿En el proceso mismo de fermentación? ¿…o dónde? Pues yo aprendí en Rioja que el buen vino comienza precisamente en el terruño o quizá mucho antes, cuando se encuentra una excelente cepa que se decide multiplicar, plantar, cuidar y así… hasta lograr un vino excelso.

Sin duda, esa zona de España es privilegiada para la creación de los vinos; su tierra, el clima y en general todas las características están dadas, pero aún con la ayuda de la naturaleza hace falta la mano calificada y de los conocedores. Teniendo todo a favor, se logra lo que podemos encontrar en cada botella de Rioja Denominación de Origen Calificada

Pero una vez que se ha cultivado la vid, entonces llega el momento de la vendimia, que es cuando se cortan los racimos. De ahí, se lleva en grandes camiones hasta una máquina que quita las uvas del racimo; o bien, esta tarea también se puede realizar a mano en el caso de vinos más selectos y de pequeña producción.

Una vez que la uva está separada de su tallo se pasa por una especie de trituradora. Al líquido que resulta del estrujado se le llama mosto, y ese es el que se pone a fermentar. En la antigüedad, el mosto era colocado en grandes depósitos de madera o barro, pero hoy se pone en enormes tanques de acero inoxidable, que ayudados con las nuevas tecnologías mantienen la temperatura adecuada y un mejor control de todo el proceso. 

El mosto va con todo y el pellejito de la uva, a lo que se le llama “hollejos”. Al entrar en el depósito donde fermentará, los hollejos se van hacia arriba y crean una capa a la que se le llama sombrero, la que es mojada con mosto que se saca de más abajo con cierta regularidad.

En fin, se cuida el mosto durante un corto período de tiempo (yo pensaba que era por meses y nel, son sólo días) y se le realizan varias labores muy difíciles de explicar y resumir. Luego de ahí, se hace el trasvase a donde se vivirá la fermentación maloláctica, que es donde se le quita al vino lo duro y lo hacen más suave y fino. Luego de un tiempo se clarifica (es algo así como un colado). 

Pero el asunto no termina aún, pues falta el envejecimiento. Para eso, se pasa el vino a las barricas que siempre deben ser de roble (americano o francés). Y ahí se quedará dependiendo del tipo de vino que sea: crianza, reserva, gran reserva o algún otro.

Estos vinos envejecerán un tiempo en barrica y otro en botella, todo depende de su tipo. Lo que sí me quedó claro es que no por estar más tiempo en barrica, el vino es mejor. El que es crianza, lo es desde su creación y así lo será hasta su embotellado. E igual pasa con los demás. 

En fin, espero que este post sobre el proceso de la elaboración del vino haya sido clarito y resumido.