jueves, 1 de octubre de 2009

Lecciones de español (México) I

El idioma español se habla en muchos países, pero en cada uno de ellos hay modismos que sólo son aplicables a su país de origen. Así que alguna palabra que es una grosería en Argentina, tal vez en México es usada cotidianamente, y viceversa.

Una palabra que en México amamos es “madre”, sí…esa misma que sirve para llamar a ese ser querido que nos da la vida, pero acá la usamos para todo, y dependiendo del contexto y sus modismos, es el significado que tiene:

* Una madrecita: objeto o situación pequeñísima.
* Una madresota: objeto o situación enorme.
* Ni madres: ¡no! tajante
* Que poca madre: no tiene vergüenza.
* ¡En la madre!: expresión que denota sorpresa ante una situación inesperada.
* Madriza: golpiza.
* Va de a madres: va muy rápido.
* Vale madre: una situación perdida.
* Madrazo: un fuerte golpe o impacto.
* ¡Está pocamadre!: Está fabuloso.
* Se partió su madre: Se accidentó, se lastimo fuertemente, etc.
* Te voy a partir tu madre: te voy a golpear.
* Está hasta la madre: está muy tomado (borracho, embriagado), o se usa para explicar que un lugar está lejísimos.
* ¡A toda madre!: superlativo, de algo muy bueno.
* Va hecho madres: va rapidísimo.
* Sabe a madres: tiene un sabor espantoso.
* Desmadre: fiestotototota o desorden.
* ¡Por mi madre!: te lo juro.

Esto es sólo un ejemplo de las aplicaciones de la palabra “madre” en México, pero la verdad es que son infinitas y la usamos para todo. Así que si vas a visitar México, vale la pena que le eches un vistazo a estas descripciones, para que sepas de qué te hablan los mexicanos.