viernes, 30 de octubre de 2009

Día de Muertos en México

Está próxima a ocurrir en México una de las tradiciones más esplendorosas de este país, la celebración de Día de Muertos, el 2 de noviembre; mientras que el 1º. de noviembre es el Día de los Muertos Chiquitos o de los Angelitos, para todos aquellos que fallecieron siendo niños.

Recuerdo que hace algunos años me tocó estar en Italia un 2 de noviembre. Un poco despistada, esa mañana no recordé la fecha que era, salí de la casa y encontré todos los comercios cerrados, pregunté por qué y la respuesta fue “Oggi è festa” (Hoy es día festivo), entones me acordé que era Día de Muertos, y quise conocer cómo lo celebraban en aquel país. La respuesta fue contundente: la gente va a los panteones a dejar flores, y cosas así, y dije: “eso es todo”. Sorprendidos me preguntaron qué se hacía en México. Fue en esos momentos cuando entendí cuán maravillosas son las tradiciones de mi país.

Les conté que la gente pone altares, va a comer a los panteones, lleva la música, se hacen calaveritas de azúcar y las comemos, los niños juegan con calaveritas de cartón y tumbas, hacemos chistes, y así entusiasmados preguntaban, preguntaban y preguntaban para saber más. No faltó el que le parecía increíble.

Lo cierto es que nadie sabe exactamente el origen de esta festividad, pero se sabe que es una fiesta prehispánica; así, el Día de Muertos se encuentra en los pueblos de México como una gran expresión de fervor por lo mágico, lo histórico y lo maravilloso.

Es el día en que recordamos a nuestros amigos y familiares que ya se han ido, y les dedicamos una ofrenda en la que colocamos sus alimentos favoritos, los objetos que usaban y su foto. Entre tristeza y alegría por haber sido parte de nuestras vidas, les servimos unos ricos tamales y por qué no…un buen jarro de mezcal.

Si te toca estar en cualquier pueblo de México el Día de Muertos, no pierdas la oportunidad de salir y conocer cómo vivimos el 2 de noviembre, y no olvides comprar la calaverita de azúcar con tu nombre grabado en la frente.

Recuerda que en México ¡Nos reímos de la muerte!