lunes, 21 de septiembre de 2009

Tour por Teotihuacan y la Basílica de Guadalupe

México
En una de nuestras visitas a la Ciudad de México decidimos visitar una vez más Teotihuacan, ya que mi hija no conocía. Como no llevábamos automóvil la cuestión era: ir en tour o tomar el autobús y hace el recorrido por nuestra parte. Hice mis cuentas y la verdad, la mejor opción en tiempo, comodidad y dinero era tomar el tour.

Pregunté en el hotel donde nos hospedamos (Quality Inn de la calle Alvaro Obregón), y ellos nos recomendaron e hicieron nuestra cita con una agencia de recorridos turísticos llamada Fomento Travel México, quienes por unos 400 pesos por adulto y 200 pesos por niños nos ofrecieron un servicio excelente.

Puntuales a las 8:30 de la mañana, pasaron por nosotros al hotel, de ahí fuimos hasta sus oficinas. Esperamos unos minutos y nos distribuyeron en diferentes vehículos, según el idioma. Las unidades estaban muy bien, con aire acondicionado y cinturón de seguridad. Nos acompañaba un guía y un chofer, atentos y amables.

Visitamos la Basílica de Guadalupe, con tiempo suficiente para recorrer la antigua basílica y la nueva, y escuchamos la explicación pertinente; luego fuimos a la zona arqueológica de Teotihuacán. Durante todo el camino, nos fueron contando importante información del lugar, así que cuando llegamos, ya íbamos bastante bien informados.

El guía nos acompañó hasta el punto frente a la Pirámide del Sol, y ya de ahí nos dejó solos para que recorriéramos el lugar a nuestro antojo ¡fabuloso!. Después de un rato nos encontramos frente a la Pirámide de la Luna, y de ahí nos acompañó a recorrer otras áreas. Luego, fuimos a un restaurante cercano a comer (lo que sí paga cada persona). Después de comer regresamos y nos dejaron hasta la puerta de nuestro hotel.

Fue un paseo encantador que mi hija a sus 9 años disfrutó muchísimo, qué gusto poderle mostrar lo bello que es su país y la grandeza de su historia. Ahora, hay que ponerse las pilas para seguir visitando con ella más zonas arqueológicas y así llevarla algún día a Chichen Itzá, por ejemplo.