martes, 17 de junio de 2014

Casa del Alfeñique en Puebla

Puebla, museo, México, Centro Histórico

Cuando escucho la palabra alfeñique pienso en dulce de azúcar, así que cuando supe que en Puebla existía la Casa del Alfeñique en seguida llegaron a mi mente las imágenes de los típicos dulces que aún se venden en Guanajuato cuando se acerca el Día de Muertos. Y no estaba yo nada equivocada.


Finalmente, al visitarla me enteré que esta casa sí toma su nombre precisamente de esas creaciones de azúcar llamadas alfeñique y que fueron muy populares en una época en la ciudad de Puebla. Entonces, esa bella casona cuenta con finos decoradas blancos en toda su fachada y parte del interior. 

La Casa del Alfeñique es de estilo barroco churrigueresco y se encuentra en el Centro Histórico de Puebla (Puebla, México); hoy el Museo Regional Casa del Alfeñique y se puede visitar casi todos los días de la semana. No tiene costo la entrada, pero hay que hacer el recorrido con un guía y aunque no es obligado, sí está muy bien dejarle una propina al final. En nuestro caso nos dio una maravillosa explicación y eso se agradece enormemente.

Nosotros fuimos una mañana y una vez que el portón de la casa se abrió me sorprendió ver tan hermosos y típico patio central (sólo permiten fotos ahí). Aunque no es tan grande sí es precioso y contrastante con la blanca ornamentación (alfeñique), el rojo de las paredes y el hierro forjado en el barandal de la escalera y en todo alrededor en cada planta. En el centro, una linda fuente de cantera con talavera incrustada, como debía ser si está en la ciudad de Puebla, que ostenta precisamente la denominación de origen de la talavera.

Todo está muy bien rehabilitado y manteniendo gran parte de sus elementos originales. En las habitaciones se pueden ver también algunas piezas de talavera en los muros y sigue predominando el rojo en los muros.

Nos contaron que la casa perteneció a una familia de apellido Morales. El marido la mandó construir para su mujer de acuerdo a la promesa que le hizo, que tendría una casa como el alfeñique, refiriéndose por supuesto al dulce de azúcar.

En el interior de la casa hay algunas obras expuestas, así como piezas antigúas, también está el típico traje de la China Poblana. En la última planta se puede ver cómo vivían la familia Morales y el guía explicará algunos datos interesantes y curiosos sobre la historia y costumbres de aquellas épocas.