La Rioja, recorriendo Logroño

Logroño, La Rioja, España, vino de La Rioja

Logroño no es muy grande, pero tiene bastantes sitios interesantes para visitar en un espacio que se puede recorrer tranquilamente a pie. Es la ciudad capital de La Rioja y es donde comenzó mi viaje para disfrutar de vinos y pinchos

Para comenzar, les cuento que mi hospedaje durante esa semana, fue en el Hotel Portales que está precisamente en la Calle Portales. Es un hotel agradable, que incluye desayuno y wifi. Con varios pisos y comodidad, bastante acordó a las tres estrellas que ostenta. Mi único pero, es que las paredes son muy delgadas y se escucha absolutamente todo lo que se habla en la habitación de al lado, además de lo que se conversa por los pasillos.

Lo mejor de estar en el Hotel Portales fue que me permitió recorrer varias veces el casco antiguo de Logroño con mucha comodidad. 

Logroño es reconocido como parte del Camino de Santiago y paseando por la ciudad se puede ver sus señales en el piso en varios sitios, además de algunos albergues para peregrinos. Es precisamente en el emblemático Puente de Piedra por donde llegan los peregrinos, para luego recorrer algunas de las calles más bellas.

Lo que yo hice, más que tomar una guía, fue caminar sin destino fijo en cada ocasión y así fui descubriendo hermosos lugares. Un día fui por el Parque del Ebro, que es el punto de reunión de mañana para deportistas y de tarde para familias y amigos. El andar por ahí es agradable y se pueden ver el Puente de Hierro y el Puente de Piedra


Es obligado visitar las iglesias de San Bartolomé, de Santa María de Palacio, de Santiago y obviamente la Concatedral de la Redonda, donde al fondo podrás ver un Miguel Angel. 

Por la Calle Portales podrás ver un monumento que se ha levantado a los Peregrinos y si caminas un poco más allá, llegarás hasta la Puerta y Cubo del Revellin, que era el punto de salido de la ciudad de camino a Santiago de Compostela.

En fin, Logroño es una ciudad que se debe disfrutar con tranquilidad y para ello puedes ir a la Plaza del Mercado, para tomar el fresco de la tarde y un buen vino Rioja con tapas, como hacen los españoles. Pero si prefieres disfrutar de la media mañana, entonces te sugiero ir por El Espolón, ahí hay pequeños restaurantes muy agradables y con buena comida. 

Y si de noche quieres salir, no hay más que pensarle pues el ambiente se centra en la Calle Laurel y sus alrededores. Pero no creas que eso es punto de borrachera, por el contrario, es de charla, de alegría y de gente bebiendo “caña” y Rioja, obviamente hasta no más allá de la 1 am.

Durante mi estancia en Logroño visité varios restaurantes y te puedo contar que mis favoritos sin duda alguna fueron el Rincón de Alberto y Sidrería San Gregorio. Mientras que para beber y pinchos, me gustaron La Taberna del Tío Blas y Laurus, estos últimos en la Calle Laurel.

Pero definitivamente lo que debes hacer al visitar esta región de España, es visitar las bodegas, pues muchas de ellas abren sus puertas a los visitantes con recorridos organizados donde cuentan el proceso para la elaboración de sus vinos. Y también hay algunas que cuentan con restaurantes y hasta con hotel. No pierdas la oportunidad de vivir el vino de Rioja desde sus entrañas.