jueves, 28 de junio de 2012

Pacto familiar antes de las vacaciones

El Vaticano, Italia, Roma

No tienen idea de la cantidad de veces que me he topado con familias que durante las vacaciones van discutiendo por la calle, en las filas de las atracciones los padres regañan a los niños, en los restaurantes los niños lloran porque no quieren comer lo que les imponen, y cientos más de ejemplos como estos les podría comentar. 

Así las cosas, como mi familia no es perfecta, también tuvimos nuestros “tiritos” en algunos viajes, pero desde hace años implementé (jajaja me vi muy estilo funcionaria de gobierno) un pacto que hacemos cada vez que vamos a salir de viaje juntos, y nos ha resultado tan útil para ir y regresar todos felices, que se lo comparto aquí. 

Pacto familiar de vacaciones (que es algo así como un pacto de no agresión)

* Lo primero es compartir la planeación y decisiones del viaje en familia. 

* Hablar con los niños para que estén consciente de la importancia que tienen las vacaciones familiares. 

* Reconocer el esfuerzo que significa poder salir de viaje juntos, no sólo en el factor económico, sino también el hecho de tener varios días libres, contar con alguien que cuide la casa, etc.. según sea el caso. 

* Relajarse y entender que durante las vacaciones no todo debe ser perfecto, no hay horas de comida establecidas, tampoco el mismo horario para ir a dormir que se tiene en casa; tampoco exigir a los niños que coman ciertos alimentos. En resumidas cuentas, las vacaciones no son el momento para poner orden y marcar reglas. 

* Se puede hablar en familia y prometer que las decisiones se tomarán de forma democrática. Por ejemplo, se irá al restaurante, lugar o actividad por la que vote la mayoría, y los demás acatarán la decisión sin enojarse. 

* Es muy importante, que las decisiones no las tome siempre el papá o la mamá, porque hay que recordar que las vacaciones son “en familia” y lo ideal es que todos participen y estén felices. 

* Los padres también podemos poner de nuestra parte y si eres, por ejemplo, de esos papás que suelen sentarse el día entero frente a la alberca a tomar chela, podrías hacer el esfuerzo de beber menos y convivir más. 

En fin, la idea es que todos, antes de salir de casa entienda la importancia de pasarla MUY BIEN en esos días de vacaciones, y por lo tanto hagan un “pacto” de ser tolerantes, amables, comprensivos y cooperativos en pro de unos días fabulosos en familia.