jueves, 29 de marzo de 2012

Azul Ixtapa, cambios sin arriesgar calidad


Regresé a Ixtapa (Zihuatanejo, Guerrero, México) y también a Azul Ixtapa, que ahora sin pertenecer a la marca Melia enfrenta el reto de continuar con la misma calidad en servicio y de verdad espero que lo logren. 

La llegada fue temprano y estirar la espalda luego de 7 horas en autobús es en lo único que podía pensar en ese momento, pero luego de ver la playa y el área de albercas desde la ventana de la habitación, a cualquiera se le pasa el cansancio. 

Rápido fui a tomar un café y luego a hacer mi acostumbrada caminata matutina por la playa; entonces me reencontré con la amabilidad del personal del hotel, quienes siempre saludan con una sonrisa y eso sí que se agradece. 

Por otra parte, me topé con algunos detalles no muy agradables: descubrí que dejaron algunos vasos en el área de albercas por más de 24 horas, las actividades para niños no son tan divertidas ni variadas como solían ser y el wifi prácticamente no funciono durante mi estancia, pero quiero pensar que todo esto es parte de los ajustes de esta nueva etapa del hotel, un reto del que seguramente saldrán airosos. 

Asimismo, me encontré con que mantienen la tradición de tener rico pozole los jueves, el pay de choco plátano que me encanta y en general la comida sigue siendo bastante diversa y buena. 

La instalaciones siguen estando bien cuidadas, los jardines y lo que más me gusta es el ecogym, desde donde te puedes ejercitar mientras ves la playa, escuchas la olas y te llaga la brisa. Ese es mi lugar favorito del hotel. 

Así las cosas, ahora Azul Ixtapa camina solo son la fuerza de la marca mundialmente conocida, pero promete mantener la atención y calidad, o incluso, amenazan con mejorarla y no dudo que lo logren. Enhorabuena!