lunes, 13 de febrero de 2012

A Vallarta para ver ballenas


Cuando me enteré hace algunos meses que a las aguas de Vallarta también se acercaban las ballenas (jorobadas) entre los meses de diciembre a marzo, no tuve más remedio que planear una visita a este destino que me encanta, para ser testigo de tan bonito espectáculo. 

Lo más curioso de este asunto es que cuando a alguien le comentaba que iría a Puerto Vallarta para ver las ballenas, casi todos se mostraron sorprendidos pues me queda claro que falta difundirlo más ya que la mayoría de la gente piensa que este espectáculo es posible verlo solo en Baja California. 

En Puerto Vallarta (Jalisco, México) hay varia empresas que hacen el paseo para el avistamiento de ballenas y para esta experiencia yo elegí Vallarta Adventures, que por las características de sus servicios prácticamente te garantizan que las ves. 

Vallarta Adventures ofrece una muy buen servicio porque tienen un avión que se la pasa rondando para dar aviso por radio a las lanchas de los lugares donde se encuentran las ballenas, las lanchas van a una velocidad que permite cambiar de un punto a otro en un tiempo corto y se pueden acercar mucho a las ballenas, el guía es además biólogo marino capaz de responder e informar sobre el mar y estos bellos mamíferos, puntualidad y buen estado de sus instalaciones. 

Tienen dos puntos de salida: sus oficinas en Nuevo Vallarta y la puerta 9 en la Zona Naval, nosotros llegamos a esta última, puntuales a las 8 de la mañana, pero la compra de los boletos ya la habíamos realizado por teléfono unas semanas antes. Así, a las 8:30 ya íbamos en camino y a unos 25 minutos de trayecto pudimos ver el primer par de ballenas a lo lejos. Más adelante vinos un grupo de unas 6 ó 7 ballenas y más adelante, un grupo más. En total vinos como 15, y un par de ellas a unos 6 metros de distancia. 

Es una gran experiencia que he tenido ya la fortuna de vivir en tres ocasiones y con gusto regresaré una y otra vez. 

Tip: busca un servicio que tenga embarcaciones rápidas y chicas porque son las únicas que llegan pronto hasta donde están las ballenas y las que tienen permitido acercarse.