Turismo, qué necesita México?, mi opinión

Turismo
“México lo tienes todo”, es una frase que hemos escuchado muchas veces y por mucho tiempo, pero yo agregaría: para bien y para mal. Tenemos paisajes, playas, arquitectura, cultura, tradiciones, gastronomía, gente bella y más; pero también una enorme lista de vicios que terminan por afectar a la industria turísticas, vicios que no logramos erradicar y que no son sólo culpa de las instituciones.

He tenido la fortuna de entrar en contacto con las tres partes principales que conforman este sector: instituciones, servicios, consumidor; tengo mi propia opinión sobre lo que México necesita y la comparto aquí.

Instituciones: Como parte de mi trabajo varias veces he tenido que negociar con funcionarios de turismo y nunca he llegado a buen acuerdo. Para nadie es un secreto que ellos acostumbran anteponer el beneficio propio, el de los amigos y el de los parientes; mientras esto siga no hay forma de ayudar. Se estacionan en discusiones obsoletas, padecen de "juntitis" (largas reuniones sin llegar a nada) y no avanzan en las acciones. Hartos estamos de consejos que se reúnen semana con semana para organizar un festival u opinar sobre cuestiones de promoción, mientras que las calles de su ciudad permanecen sucias e inseguras, algunos prestadores de servicios caen en los abusos y no hay quien los detenga, ni apoyos tributarios “justos” para los que sí apoyan, entre otras cosas que fácilmente podría enlistar y en las que no se toman acciones. Asimismo, hay que recordar que para mejorar esta industria también deben tener participación otras instituciones y dependencias.

Prestadores de servicios: Hoteles, restaurantes, transporte y atractivos no logran entrar en sintonía para ofrecer al viajero paquetes que realmente inviten, como ocurre en otras partes del mundo. Aquí cada quien quiere “jalar agua para su milpita” y pocos son los que están dispuestos a ceder. Además, muchos no han profesionalizado su servicio y otros tantos ni siquiera cuentan con amabilidad en el mismo. Y por último, no tienen la fuerza de exigir a autoridades que cumplan con las condiciones que la industria requiere.

Viajero: Me irrita de verdad la gran cantidad de basura que hay en nuestros centros turísticos y la facilidad con que muchos dañan infraestructuras. Si bien, autoridades no han sido más exigentes al respeto, nosotros mismos deberíamos poner de nuestra parte y cuidar nuestros recursos y territorio.

En mi opinión, en las manos de autoridades y prestadores de servicios en mayor proporción, está la salvación de nuestra industria turística.