lunes, 12 de octubre de 2009

Exquisitos chocolates en París


Ya que he comenzado a escribir sobre las compras en París, quiero recomendarles las delicias de las chocolaterías. Con gran fama mundial y un exquisito sabor, es algo que no te deber perder si visitas París.

He de admitir que una de mis debilidades en la vida son los chocolates, y la verdad es que los franceses han sabido darle un toque especial a esa joya de los dulces, que por cierto no existiría sin el muy mexicano cacao.

Por muchas calles de París encontrarás las fabulosas chocolaterías, que hacen además de unas ricuras, maravillosas obras de arte como la Torre Eiffel, zapatillas, bicicletas e infinidad de esculturas, todas ellas creadas con chocolate.

Algunas de las más famosas son: Chiristian Constant en la Rue d’Assas, Godiva en la Place Vendôme, Michel Chaudum en la Rue de l’Université, entre otros.


Pero del que les quiero contar ahora es de los chocolates de Michel Cluizel, ya que de todos los que probé en París, estos son mis favoritos, una verdadera exquisitez, y mira que si de algo sé es de chocolates.

Se encuentra en la Rue Saint Honoré, y es muy fácil llegar ahí, pues es una de las zonas que se deben visitar como atractivo turístico. Al llegar nos ofrecieron almendras cubiertas de chocolate…mmmmm!

Después ya pudimos elegir entre gran variedad de confites y chocolates, que están en bellas cajas decoradas con gran elegancia. Algunas cajas son de cartón duro, así que puedes transportarlas con facilidad en el equipaje; pero hay otras con delicado decorado que no creo que sobrevivan un viaje trasatlántico. Además me enteré que tiene una sucursal en Nueva York, sin duda la buscaré en mi próxima visita a la Urbe de Hierro.

Yo compré varias cajitas para traer de regalo, cada una costó 34 Euros, y algunas otras barras pequeñas que costaron 2.40 Euros cada una; claro que también adquirí un buen surtido para consumo personal.

¡Extremadamente recomendables las delicias de la chocolatería Michel Cluizel!