martes, 5 de noviembre de 2013

Jasper es aventura: rafting y glaciar



Jasper es un pueblo muy pequeño que se encuentra en la provincia de Alberta, en Canadá. Ofrece una gran propuesta para quienes quieren relajarse, pero también para aquellos que desean aventura. 

Llegué hasta Jasper una tarde casi noche en The Canadian desde Vancouver. Fue un viaje delicioso de casi 24 horas y el trayecto está lleno de bellos paisajes con cascadas, pinos, montañas nevadas, ríos y lagos. Todo eso fue solamente un relajante preámbulo para alguna que otra aventura, como la que viví precisamente al día siguiente con Maligne Rafting Adventures.

Había visto los rápidos de Jasper en videos y fotos, claro que sí, pero nunca de tan cerca… tan cerca como estar dentro de ellos. 

Lo primero fue ir hasta las Maligne Rafting Adventures que está en el centro del pueblo. De ahí, fuimos en un autobús a Fraser River, donde nos proporcionaron los trajes necesarios para hacer el rafting. Tip: lleva toalla y traje de baño para ponerte encima la vestimenta especial.

Una vez listos, nos dieron una breve capacitación: cómo sentarnos, cómo tomar los remos, indicaciones básicas, qué hacer si caes al agua y así. Es necesario aclarar, que no es preciso haber tenido experiencia previa.

Luego, en equipos de 8 personas fuimos hasta los botes y luego, al agua!!! El inicio fue muy tranquilo y pudimos apreciar los impresionantes paisajes, no cabe duda que las rocosas son únicas! En poco tiempo las aguas se hacían cada vez más movidas y llegó el momento de la emoción: remar, agarrarse bien, gritar y mojarse, por supuesto. Todo es parte de la diversión. Es un descargue tremendo de emociones y adrenalina. 100 por ciento recomendable y de lo mejor que he hecho en mi vida.

Pero si el rafting fue adrenalina pura, Athabasca Glacier fue emoción total. Para llegar hasta allá, primero fuimos en autobús con Sundog Tours hasta el Centro de Interpretación del Campo, desde donde salen los tours para visitar el glaciar; de ahí fuimos en otro autobús en caminos entre nieve y allegamos hasta donde abordaríamos el Ice Explorer, que es el vehículo ideal para llegar hasta el centro del glaciar. 

Un panorama blanco nos acompañó durante todo el camino y pronto estuvimos en medio de hielo, mucho hielo… tanto, que quemaba y no era posible ver sin anteojos obscuros. Se dice que cada año cae algo así como 7 metros de nieve en ese lugar durante el invierno, la que se endurece y convierte en hielo. 

Enconces, al llegar, bajas del vehículo y puedes andar por ahí sin pasarte de las áreas marcadas como seguras. Puedes tocar el hielo e incluso comerlo, pues se cuenta que es el agua más pura que puedes encontrar en el mundo, por eso se sugiere llevar una botellita o vaso para agarrar un poco de agua del hielo que se está derritiendo.

Así, en medio de tanta blancura el cielo se ve más azul y el sol brilla más. Es sentirse en medio de la nada y de todo a la vez, es estar entre el agua y el cielo solamente, sin más… 

Athabasca Glacier se encuentra en un punto intermedio entre Alberta y la Columbia Británica y es el glaciar más visitado de norteamerica. Yo fui en el mes de mayo y fue el momento perfecto. 

Athabasca Glacier, Alberta, Jasper, Canadá