martes, 11 de diciembre de 2012

La vida no se equivoca

República Checa

Esto que les cuento poco tiene qué ver con viajes, pero sí se los quiero platicar porque es lo que no me canso de repetir: “la vida no se equivoca” y somos nosotros los que pensamos que lo que queremos es lo que la vida nos debe dar; y si bien, también creo mucho en decretar para obtener lo que deseamos de verdad, pienso que hay un montón de cosas y situaciones que nos rodean que no podemos controlar y es ahí cuando la vida entra y nos da alguna señal, lección, sanción o premio, así de simple veo la vida. Este año (2012), la vida me dio precisamente una probadita de estas creencias. 

A finales de 2011, presenté a Turismo Federal de mi país (México) una propuesta que básicamente constaba de recorrer en 2012 una ciudad por mes durante 3 ó 4 días, para promoverla a través de mi blog y redes sociales. La propuesta no pedía pago alguno, solamente el apoyo con el transporte (avión, autobús, gasolina y casetas, según fuera el caso del destino), pues el hospedaje lo tengo resuelto gracias a infinidad de hoteleros por todo el país; comidas y gastos extras los cubriría de mi bolsillo. El documento sugería que de no ser posible que la institución cubriera los gastos de traslado, me ayudaran a acercarme a las instancias o empresas indicadas para conseguirlo. En fin, nada ocurrió y mi propuesta seguro se quedó en la charola del correo electrónico como algo sin importancia. No les niego que al pasar los días me sentí triste, decepcionada y hasta dudando de lo que hacía. 

Enero llegó y Puebla me hizo tener un mucho mejor ánimo para iniciar un 2012 que me trajo grandes y fantásticas sorpresas. En enero recibí la invitación para ir en febrero a Playa del Carmen, en febrero me propusieron ir a Canadá durante mayo, en marzo regresé a Food & Wine Ixtapa; para el verano recibí el apoyo de Disney World, Universal Studios, American Airlines y la oficina turismo de Orlando para ir a aquél destino de Florida, así como de Xcaret Park, Delphinus y los hoteles Dreams y Paradisus para visitar Playa del Carmen. A mi regreso de ese viaje recibí la invitación de Medellín para ir a aquella ciudad de Colombia en agosto y mientras afinábamos detalles, Jalisco me recibió tan bien como siempre. Mientras estaba en Medellín, Royal Caribbean me invitó a vivir una gran experiencia abordo del Allure of the Seas y pocos días después, Disneyland me consideró para conocer la expansión de su parque viajando a Anaheim. Y por si todo esto fuera poco, Republica Checa y Lufthansa me permitieron vivir la gran experiencia de conocer su hermoso país. Además de todos los lugares cercanos a los que pude ir. Todos estos viajes los hice gracias a los apoyos de empresas y destinos; y yo por mi parte, les ofrezco lo que sé hacer, promoverlos en mis propios medios: blogs y redes sociales.

En fin, después de lo vivido en 2012 me queda claro que “la vida no se equivoca” pues si me hubieran aceptado la propuesta que hice a fines de 2011 no habría podido aceptar todas estas propuestas e invitaciones. No me resta más que agradecer a Turismo Federal y por supuesto, también a la vida misma.