jueves, 1 de septiembre de 2011

Blanca Blue, la gran experiencia


Hay veces que las cenas son “cenas simplemente”, pero hay otras en que las compañías, el lugar y los platillos hacen de ese evento algo especial y único que podrás llevar en tu mente como un muy grato recuerdo, y así es como puedo comenzar a describirles esa noche en el Restaurante Blanca Blue, del Garza Blanca Preserve Resort & Spa en Puerto Vallarta.

A sabiendas de que se trataba de un chef y un restaurante con varios reconocimientos la expectativa era mucha; el encanto de conocer un sitio tan especial y el gusto por saborear una cena con una propuesta de la que no quise saber casi nada antes de probarla, le dio un mayor toque de satisfacción. Y así llegó la primera sorpresa de la tarde para mí, que fue la juventud y el talento del Chef Francisco Tadeo Ruano, graduado en España, con capacitación en restaurantes con varias estrellas Michelin, y quien nos regaló ese día buena parte de su inspiración en sus platillos.

El lugar es fantástico, con quizá una de las mejores vistas que puede tenerse en Puerto Vallarta, y con el atardecer llegó el primer platillo de la cena: carpacho de betabel con cítricos y queso de cabra, un gran inicio sin duda; luego, una ensalada de erizo que sinceramente no logró enamorarme, pero regresó mi amor por esta cena cuando di el primer probete al escolar con mantequilla de mar, que estaba IM-PRE-SIO-NAN-TE!!!

El siguiente tiempo fue cordero con una riquísima guarnición de vegetales, y el grand finale es lo que me gusta más, el postre: helado de horchata de fresa con cuadritos de gelatina de amareto y algo más que lo hizo encantador.

Y me dirán que dónde están las fotos, pero es que el lugar es tan hermoso y la charla estaba tan buena, que no pude más que rendirme ante el momento y dejar en el bolso la cámara que siempre me acompaña.

¡Salud, por las compañías y las buenas cenas!