lunes, 15 de octubre de 2018

Road trip Quebec: dónde está Cantons-de-l'Est y qué visitar

Eastern Townships

Muchos amamos visitar Quebec y Montreal, pero la provincia tiene mucho más para ofrecer a los viajeros, como sus regiones ricas en naturaleza, cultura y sabores. Recientemente realicé un road trip que me llevó por Centre-du-Québec, Montérégie y Cantons-de-l'Est. De esta última, les contaré hoy. 

Cantons-de-l'Est también es conocida como Eastern Townships. Es una región turística muy popular y cercana a Montreal, en la provincia de Quebec, en Canadá. Su nombre proviene del término inglés Township, que refiere a un tipo de colonización territorial en Canadá con orígenes en Nueva Inglaterra durante el régimen británico.


Cantons-de-l'Est es perfecta para dejarse enamorar por su pueblos, naturaleza y comida. Ahí hay parques, donde se pueden escala, remar en lagos o simplemente relajarse con los paisajes. 

Otro atractivo importante de esta región, es que cuenta con muchas pistas y caminos para recorrerse en bicicleta. Así que es común ver a familias y grupos de amigos ir y venir en dos ruedas, disfrutando de las maravillas de Cantons-de-l'Est. 

¿Cómo llegar a Cantons-de-l'Est? 

Lo más recomendable sería rentar un auto en Montreal e ir hasta algún punto de la región. Sherbrooke, Bromont o Knowlton, son excelentes ciudades para visitar en Cantons-de-l'Est. De Montreal hasta Sherbrooke hay unos 160 km de distancia, los que podrás recorrer en menos de 2 horas. Otra opción es tomar el autobús. No hay trenes en los que puedas ir hasta allá. 

¿Dónde hospedarse? 

Conocí tres fabulosos y muy distintos hoteles en esta región. Auberge West Brome, en West Brome, que está totalmente alejado, perfecto para descansar luego de recorrer las cercanías durante el día. Su restaurante es fabuloso; Grand Times Hotel Sherbrooke, en Sherbrooke, que está en el centro de la ciudad; y Domaine Château Bromont, en Bromont, que es hermoso, confortable y adecuado para disfrutar de una gran estancia. 

¿Qué visitar en Cantons-de-l'Est? 

Musée du chocolat, en Bromont. Un pequeño, pero bien informado museo sobre el chocolate. Además de datos interesantes, muestra algunos objetos relacionados con la preparación de la bebida y otras curiosidades. Fue fundado en 1993 y su dueño es un total apasionado del chocolate. Ahí puedes adquirir tablillas, figuritas y chocolate artesanal. En la parte trasera del lugar, hay un sitio muy agradable donde te sugiero almorzar. 

Marais de la Rivière aux Cerises. Se trata de un nuevo centro de interpretación, muy interesante e interactivo. El edificio es digno de admirarse, pues es ecológico y bien vale la pena poner atención a los detalles de su diseño. Está en la ciudad de Magog, con más de 6 km de senderos para recorrerlos mientras se va descubriendo la fauna y la flora del lugar. Ahí mismo, se realizan algunos recorridos temáticos y hay muchas actividades. 

Vignoble Le Cep d’Argent. Una vinícola muy particular, pues desarrolla su producto con las mismas técnicas del champán. Se pueden hacer degustaciones y la visita de la vinícola. Asimismo, los visitantes tienen acceso a los viñedos, donde pueden disfrutar de un picnic entre amigos o en pareja. Durante alguna temporada, puedes aprender a abrir una botella de champán con un sable y después, con canasta en mano con quesos, pan y frutos, ir hasta la orilla del lago o los viñedos a disfrutar de una tarde soleada. 

Foresta Lumina, en el Parque Coaticook Gorge. Es un poco difícil explicar de qué trata, pero lo intentaré. Foresta Lumina es un recorrido nocturno en el bosque, al que le han agregado multimedia para destacar la belleza del paisaje. A través de música, sonidos, proyecciones y otros elementos visuales, los visitantes van descubriendo una historia, o varias. El camino se divide en 7 etapas: la criatura, el diablo, la puerta, el trueno, las hadas, el árbol y el espíritu del bosque. Cada visitante, hace el recorrido a su ritmo, entre la oscuridad, guiándose por la curiosidad y el atractivo entorno. 

Saint Benedict Abbey. Fue en 1912 que los monjes benedictinos de Francia construyeron este monasterio cerca del lago Memphremagog. La moderna abadía de Saint-Benoît-du-Lac fue diseñada por Dom Bellot. El lugar es interesante y bonito, sin duda alguna, pero el interior atrae aún más. Sus formas, sus pasillos y la historia que se explica a detalle con imágenes, están bastante bien. Pero lo mejor comienza cuando te das cuenta que el servicio dominical se realiza en canto gregoriano, entonces resulta totalmente particular. También te sugiero una visita a su boutique, que está en el sótano, donde se venden artículos religiosos, pero también conservas, sidra, quesos, galletas y muchos más productos locales elaborados ahí mismo o en las cercanías. 

Mystery Walking tour in Three Pines (www.threepinestours.com). Knowlton es uno de los pueblos más bellos de Quebec, es como hacer un viaje rápido a Nueva Inglaterra. Tiendas, casas, restaurantes y pequeños hoteles, lo convierten en uno de mis favoritos en la región. Ahí se realiza un recorrido único, en el que se descubre el pueblo a través de las historia y la imaginación de la famosa escritora Louise Penny, quien ha escribo The Brutal Telling, How The Light Gins In, Dead Cold, The Cruelest Month, Still Life y The Murder Stone, entre otros libros. Es claro el amor que los lugareños tienen por Louise Penny y por ello, sus relatos, personajes y símbolos están muy presentes por todo Knowlton, especialmente en la carismática librería del centro del pueblo, donde puedes adquirir los libros y verás al fondo un rincón dedicado totalmente a sus historias. En Knowlton, el museo es lo máximo, aparta algunas horas recorrerlo completo, son varios edificios pequeños, todos encantadores. 

Más información: www.easterntownships.org