Ya les conté de mi experiencia al hospedarme en el Hotel Boutique Villa Ganz, pero ahora quiero comentar un poco más acerca de los detalles y propuestas que ofrece para consentir a sus huéspedes, porque de verdad que vale la pena resaltarlas.

Al llegar, encontramos un adorable detalle que incluía fruta y vino. Por la noche, cenamos mi marido y yo en la terraza, mientras que a mi hija le llevaron la cena, que previamente había solicitado, a la habitación. Y estos son sólo algunos ejemplos, porque hay más.

Todo el día tienen bocadillo, fruta y bebidas para consentir a los huéspedes, ya sea en recepción o en el salón donde se sirve el desayuno. Se puede tomar algún licor, té, café o refresco acompañado de galletitas o carnes frías, según sea el caso, mientras disfrutas de la chimenea, la lectura, la tranquilidad o la convivencia con otros huéspedes.

Por las mañanas el desayuno se sirve donde el huésped lo pida: terraza, sale o en la habitación, pero eso no es todo porque no hay horario alguno para desayunar, si te levantas a las 3 pm y a esa hora quieres tomar tus “sagrados primeros alimentos” pues a esa hora te los servirán ¿qué tal? Todo está servido con espero y cuidando lo detalles.

La capacitación del personal y la ubicación de Villa Ganz permiten ofrecen un sinfín de servicios a los huéspedes, basta con hacerlo saber en recepción. Tours, comidas especiales, sugerencias para visitar, transporte y más. Aquí es donde queda perfecto ese dicho de: “Los detalles hacen la diferencia”.

Les recuerdo que Villa Ganz se encuentra en la ciudad de Guadalajara, capital del estado de Jalisco.



Más información en su web: villaganz.com