lunes, 27 de noviembre de 2017

Escapadas de un día en las cercanías de la ciudad de Quebec


Hermosa es la ciudad de Quebec y con tanto por visitar en el Vieux Quebec. Sin embardo, a su alrededor también hay mucho por explorar. Hoy te daré algunas opciones para pasar un día en las cercanías de la capital de la Provincia de Quebec, explorando algunos de sus atractivos. 

Lo primero para definir tus escapadas de un día en las cercanías de la ciudad de Quebec, es elegir el medio de transporte. Puedes rentar un auto, verás que es muy sencillo conducir en la Provincia de Quebec, pues todos son muy respetuosos, las carreteras tienen señalamientos y las opciones que te doy están a corta distancia de la ciudad. O bien, puedes contratar algún servicio en grupo, para ello te tengo dos sugerencias, Tours Voir Quebec y Old Québec Tours.

Creo que rentar auto es mejor opción por costo, comodidad y disponibilidad de tiempo, pues así puedes visitar cada sitio según tus intereses.


Tour 1. Sainte-Anne-de-Beaupré, Cuivre d’Art Albert Gilles e Île d'Orléans. Puedes visitar el pueblo y la basílica, luego ir a la isla, comprar conservas, licores, sidra de hielo, vino, miel de maple y tros productos, comer ahí, pasear y regresar a Quebec al atardecer.

Tour 2. Parc de la Chute-Montmorency y Sainte-Anne-de-Beaupré. En este caso te sugiero ir primero a la cascada para aprovechar el día de actividades ahí. Puedes comer y después visitar la basílica antes de regresar a Quebec. 

Tour 3. Parc de la Chute-Montmorency, Île d'Orléans y Sainte-Anne-de-Beaupré. Es mucho para un sólo día, pero de esta forma puedes conocer los tres lugares en un solo recorrido. Visítalos en ese orden y aprovechas a comer en la Île d'Orléans. 

Tour 4. En invierno visita el Hôtel de Glace.

Parc de la Chute-Montmorency. Es el atractivo más popular en las cercanías de la ciudad de Quebec, se llega ahí en no más de 20 minutos. La cascada Montmorency mide 83 metros del altura, lo que significa que es 30 metros más alta que las cataratas del Niágara. En verano hay muchas actividades, como el funicular, tirolesa y más; y en invierno es impresionante ver la congelada. 

Sainte-Anne-de-Beaupré. Está a 30 kilómetros de Quebec, en el condado regional de La Côte-de-Beaupré. La Basílica de Santa Ana de Beaupré es de estilo neo-romano, su fachada mide 100 metros de altura desde el piso hasta la punta de los campanarios, y 50 metros de largo. Se dice que es el segundo lugar de peregrinaje más antiguo en América del Norte y que recibe cerca de un millón de visitantes al año. 

Cuivre d’Art Albert Gilles. Es un museo y tienda de piezas cobre, religiosas y decorativas. Su historia es interesante y la trayectoria de sus artesanos, impresionante. Sus piezas hoy se encuentran en importanes recintos religiosos de varios países. También venden piezas muy bonitas de joyería.

Île d'Orléans. Cruzando el Río San Lorenzo se encuentra esta isla llena de encanto y productos deliciosos, como frutos, vino, conservas, miel de maple y de abeja. Ahí, se va a comer, pasear y hacer compras. No puedes dejar de visitar en la Cidrerie Verger Bilodeau y comprar ahí la típica sidra de hielo. 

Hôtel de Glace. Cada año se instala el único Hotel de Hielo de Nortea América, en Quebec. Abre los primeros días de enero y permanece abierto hasta marzo (cada año cambian un poco los días). Habitaciones, camas, muros, mesas… todo es de hielo, incluso los vasos donde sirven los cocteles en el bar. Si no te atreves a pasar la noche, puedes visitarlo durante el día, hacer el recorrido guiado y beber un coctel.