diciembre 2015 | Tips de Viajero. Blog de viajes en familia.

30 dic. 2015

2015: lo bueno, lo malo y lo regular

Yucatán

Cada fin de año hago un listado de lo que a mi criterio es lo mejor de mis viajes, pero en esta ocasión no será así porque preferí platicarles también de lo que no me gustó tanto para que vean que, como a todos los viajeros, a veces vivo situaciones que no me dejan tan complacida, aunque debo aceptar que en su mayoría en este 2015 fueron viajes fabulosos.

Este 2015 comenzó con un breve viaje personal a Playa del Carmen en el mes de enero, ocasión que aproveché para ver Joyá, que me encantó. Luego, en febrero fuimos por primera vez en un Crucero Disney, en el Disney Dream… toda una grata experiencia!! Y regresé a Playa del Carmen para disfrutar del excelente servicio de Fairmont Mayakoba. Hasta ahí, todo de maravilla.

En marzo decidí ir a Costa Rica y sinceramente el destino no me enamoró del todo. Considero que es un país hermoso y con mucha aventura, pero me pareció extremadamente caro, además mucho de lo que ofrece lo tenemos en el sur de México. Ese viaje lo podría dejar entre lo que me quedó a deber y quizá si regreso en el futuro le encuentre mejor sabor. 

En ese mismo mes visitamos la Ciudad de México, que es adorable en Semana Santa porque no hay tanta gente. Y luego emprendimos un grandioso viaje por Yucatán… ah, cómo me encanta ese estado!! Recorrimos la Ruta Puuc, visitamos Chichen Itzá y disfrutamos de Mérida y uno de sus mejores hoteles, Hacienda Xcanatún

En abril brinqué el charco y fui mucho más allá, hasta Jordania. Sin duda es un país único y espectacular, pero lastimosamente no viajé en la mejor compañía y eso fue la piedrita en el zapato que me impidió gozarlo a plenitud. Aún así, llegué a mi meta: Petra! Y esa imagen frente a mí se queda como uno de los momentos que han marcado mi vida. 

JordaniaEn mayo vivimos un lindísimo y tierno viaje a Disneyland, para el inicio de los festejos por su 60 Aniversario, su Celebración de Diamante. Nos divertimos tanto y queda grabado como uno de los más mágicos de este año. 

En junio llegó el más grande hallazgo de mis viajes en 2015: Quito, Ecuador. Fue un viaje que esperaba con gusto y del que regresé verdaderamente encantada. Quito me enamoró del todo, su comida, sus rincones, su gente… todo!! Luego fui a Guadalajara a darles el abrazo a mis amigos de la Asociación de Hacienda y Casonas de Jalisco por llegar a sus 15 años.

En julio fuimos en familia a Orlando, Florida y claro que teníamos que visitar The Wizzarding World of Harry Potter, Diagon Alley, que me dejó con la boca abierta. Es extraodinario!! Y obvio que también fuimos a Walt Disney World Resort, que es de nuestros favoritos.

En agosto sólo hice una visita rápida a Puerto Vallarta y en septiembre una escapada a Lagos de Moreno, ambos en Jalisco.

En octubre fui en un fabuloso viaje a San Antonio, Texas, que me permitió descubrir un destino que ofrece mucho más que shopping; además me divertí tanto que es uno de mis preferidos del año.

Noviembre llegó con varios viajes cortos: Playa del Carmen para vivir el Día de Muertos en Xcaret, en su entrañable Festival Vida y Muerte; Puebla, para celebrar al amor en la boda de una buena amiga; y Playa del Carmen nuevamente para festejar el primer aniversario de Joyá.

Y diciembre fue para ir a la Ciudad de México a saludar a muchos buenos amigos y después fuimos a Los Cabos a ver ballenas y rednirnos ante el sol, la playa y deliciosa comida.

En resumen así fue este 2015, en el que tomé 53 vuelos, visité 5 países, incluyendo México; recorrí miles de kilómetros, muchas ciudades, probé gozosos platillos (quiero humus y pan árabe), dormí en extraordinarios hoteles, viví grandes experiencias, cumplí metas, reí mucho y disfruté de un año que me ofreció tantas oportunidades.

Gracias 2015! Bienvenido seas 2016!
LEER MAS

29 dic. 2015

Disfrutamos de Grand Fiesta Americana Los Cabos


Llegamos a Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa poco después del medio día y nos encontramos con un hotel grande y lindo, con tantas comodidades que podría no salir de ahí en días; pero bueno, también era necesario disfrutar del destino y sus actividades. 

Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa se encuentra en Cabo San Lucas (Los Cabos, Baja California Sur, México), en el área conocida como Cabo del Sol. Está a unos 35 minutos del Aeropuerto Internacional de Los Cabos y el recorrido es muy agradable porque va costeando. 

Nuestro recibimiento fue de lo mejor, vino espumoso, una bella y amplia suite y después una deliciosa comida con platillos del Chef Gerardo Rivera en el Restaurante Península del mismo hotel. El menú: pappardelle con salsa Alfredo, calabacín, espárragos y camarones; cabrilla, puré de coliflor y mantequilla de naranja; y de postre, tarta de manzana con helado de cardamomo. Vaya festín que se vio coronado con la vista del mar y una ballena saltando a lo lejos. 

Nuestra suite era muy amplia, con baño grande, batas, pantuflas, kit completísimo de amenidades y tina de hidromasaje; una terraza con tina para relajarse dentro del agua y viendo el mar; estancia y habitación. Obvio que también había wifi, TV con sistema de cable y aire acondicionado muy silencioso, lo que se agradece a la hora de dormir.

El hotel cuenta con 8 restaurantes, albercas, áreas verdes, bares, entretenimiento familiar, gym y una spa donde todos los tratamientos son a base de vino, su nombre es Somma Wine Spa y de eso les platicaré más adelante en otro post.

Grand Fiesta Americana Los Cabos tiene un muy buen servicio, la comida es excelente, aunque me faltó conocer muchos de sus restaurantes, los que visité me gustaron bastante.

Cerca de las albercas está un módulo donde se proporciona equipo para las actividades deportivas y juegos de mesa, además de libros y en fin, ahí es el lugar al que se debe ir para conocer la oferta de entretenimiento que hay en el hotel.

Justo a un lado de la alberca principal y con vista al mar está La Cevichería, donde comimos riquísimo uno de eso días; coctel de mariscos, tacos estilo Ensenada, tacos dorados de marlín, tostadas de atún y bebimos refrescantes y obligadas margaritas.


Las noches también son toda una experiencia en Grand Fiesta Americana Los Cabos porque hay muchas opciones para la cena. Una de ellas es cenar en la playa, bajo la luz de la luna y las estrellas y sintiendo la arena en los pies. 

Una noche, nosotras tuvimos la oportunidad de deleitarnos con una ceremonia que llegó directo de Somma Wine Spa, así que pisamos uvas y luego tuvimos un masaje de pies. La experiencia continuón con una degustación de vino mexicano para mi, y de infusiones para mi hija. Aprendí del sommelier del hotel y probé ricos vinos de L.A. Cetto y Casa Madero antes de pasar a la cena, que fue preparada ahí mismo. 

Primero, una ensalada de salmón, sandía y pepino; luego, filete con vegetales “del mercado”, deliciosamente sazonados, frescos y crujientes; y para terminar, el postre “De la abuela”, chocolate con maracuyá y canela. Fue una gran cena!!

En cuanto a las actividades que realizamos, yo cada mañana visité su gym que está muy bien equipado y donde hay siempre toallas, fruta y refrescante agua con rodajas de pepino. Y para cerrar con broche de oro nuestra estancia hicimos snorkel justo frente al hotel, donde hay un área llena de corales y peces de colores. En el módulo de actividades proporcionan el equipo y ellos te orientan. La verdad es que es muy fácil porque no hay que ir muy adentro del mar, así que es una actividad que se puede realizar en familia.

Sin duda, Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa es una gran opción en Los Cabos, donde no cabe el aburrimiento ni el hambre.

Más información: www.fiestamericanagrand.com

LEER MAS

28 dic. 2015

Los Cabos, ballenas y mucho más

Arco en Cabo San Lucas

En 2014 teníamos planeado visitar Los Cabos, pero Odile se adelantó, llegó con toda su fuerza y entonces se hizo necesario posponer la visita. En febrero estuvimos a punto de concretarlo pero otros planes se interpusieron, así que fue necesario espera un poco más para regresar al ansiado Los Cabos (Baja California Sur, México), ver sus ballenas, sus hermosos atardeceres y disfrutar de sol, playa y rica comida.

Para llegar a Los Cabos desde el centro del país, como es nuestro caso viviendo en Guanajuato, es obligado ir vía aérea. Se puede volar desde varios puntos de la República Mexicana de forma directa con Interjet, Magnicharters, Viva Aerobus, Volaris y Aeromexico, que es la aerolínea que nos llevó hasta allá con una conexión en el DF, así que nuestra ruta fue Bajío-Ciudad de México-Los Cabos.

El Aeropuerto Internacional de Los Cabos se encuentra en San José del Cabo y está a unos 30 minutos en auto de la zona hotelera de Cabo San Lucas.

Nosotras volamos muy temprano desde Guanajuato y entonces a medio día estábamos llegando a Los Cabos, donde un vehículo de Trascabo ya no es estaba esperando para llevarnos a Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa

Trascabo proporciona servicios de traslado en vehículo privado o compartido y es una excelente opción para ir desde el aeropuerto a cualquier punto de Los Cabos de forma rápida y cómoda. Igualmente se puede contratar con ellos la transportación hotel-aeropuerto. Más información: www.transcabo.com.mx

Luego, llegamos a Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa, donde pasamos cuatro deliciosos días, comiendo delicioso, disfrutando de su spa, sus instalaciones y hasta hicimos snorkel en su playa de forma segura y muy divertida. De todo esto les contaré en un post el día de mañana.

Los días pasaron pronto porque tuvimos un itinerario muy entretenido: paseo en catamarán con La Princesa Sailing Catamarans, una cena excepcional en The Resort at Pedregal, rica comida en Azul Madera, interesante paseo y cena en Los Tamarindos y cerramos con broche de oro yendo a ver ballenas con Cabo Expeditions, así que hay mucho qué contarles de Los Cabos en los siguientes días.


¿La mejor época para ir a Los Cabos? Creo que es todo el año; sin embargo, nosotras lo hicimos en este momento porque queríamos ir a ver las ballenas, que llegan desde Alaska cada año para aparearse y dar a luz a sus crías. Es una experiencia única que se puede vivir de diciembre a marzo aproximadamente, pero las fechas varían cada año.

Sin embargo, en Los Cabos hay mucho más qué hacer, como kayak, pesca, deportes acuáticos, vida nocturna, fabulosos spas, hoteles y restaurantes, paseos al desierto, shopping y mucho más diversión, por eso este destino es el favorito de muchísimas celebridades.

Si aún no conoces Los Cabos, es momento de planear tu viaje; y si ya has estado ahí, creeme que bien vale la pena regresar ahora que está renovado y nuevamente de pie luego del paso de Odile.

LEER MAS

11 dic. 2015

Los mejores spas de mi vida bloguera

Fairmont Mayakoba

A lo largo de mi vida bloguera he tenido el placer de visitar muchos spas, algunos muy pequeños y otros inmensos, unos con pocos servicios y otros con menús impresionantes de tratamientos y terapias faciales y corporales. De todo tipo he visitado y hoy les comparto los que a mi criterio han sido los mejores spas hasta el momento.

Spatium Spa (Hotel The Grand Mayan). Riviera Maya, Quintana Roo. Muy grande, magnífica atención y sobre todo, cuenta con lo más novedoso en cuanto a equipamiento: duchas, sauna, vapor, cabina de haloterapia, pediluvio.. en fin, ofrece una amplia gama de facilidades en sus instalaciones. Es un spa muy nuevo, las cabinas para los pasajes son pequeñas casitas de madera a las que se llega por un camino también de madera. Es un placer recorrerlo.

Willow Stream Spa (Hotel Fairmont Mayakoba) Riviera Maya, Quintana Roo. Un lugar delicioso que invita al descanso desde el primer paso en su interior. Rodeado de selva y una laguna, este spa es un oasis de paz. Los tratamientos que ofrece son magníficos y las instalaciones perfectas para pasar ahí varias horas. Con albercas, sala de estar y menú saludable es perfecto para desconectarse en su totalidad. Es muy, pero muy bonito lugar.

Xcanatun Spa (Hotel Boutique Xcanatun) Mérida, Yucatán. Aquí su gran tesoro es la terapista, quien te sana con tan solo cruzar unas palabras con ella. El spa es pequeño, muy bien instalado y bonito al igual que todo el hotel, que solía ser una hacienda henequenera y mantiene hasta nuestros días todo su esplendor gracias a una exhausta remodelación. Su menú de terapias es especial porque si bien ofrece los masajes y faciales que podrás encontrar en otros spas, allí también podrás tomar algunos con origen maya.

Spa Marquis Reforma.(Hotel Marquis ReformaCiudad de México. Se trata del spa más grande de la capital del país, está en pleno Reforma y es hermosísimo. Hay una alberca grande al entrar, luego tinas de hidromasaje con camastros para relajarse, sauna, vapor... y los masajes son increíblemente relajantes. Muy, muy recomendable!

Spa Grand Velas (Hotel Grand VelasRiviera Nayarit, Nayarit. Enorme, fabuloso, riquísimo… así es el spa en este hotel, que además ha sido reconocido como uno de los mejores del mundo por diversas publicaciones. Pues ahí yo fui hace tiempo y salí encantada porque el detalle es su premisa, nada se les va de las manos. Son tan detallistas que al retirarte te entregan tu bikini seco. Su tratamientos son también una especie de ceremonias y sus instalaciones son únicas. 

Por último quiero mencionar dios spas hermosos que he visitado en el extranjero: 

Bota Bota Spa Montreal, Quebec, Canadá. Está instalado en un viejo barco. Es bueno, pero sobre todo es singular. Ahí probé unas hamacas que te mecen y arrullan delicioso. 

Well & Being Spa (Fairmont Scottsdale Princess) Scottsdale, Arizona, EUA. Este spa tiene un restaurant saludable a la entrada, luego algunos salones para todo tiempo de seciones de yoga, pilates y más. Es muy grante, con alberca, camastros al aire libre, hidromasaje, cabinas y un sinfín de servicios. 

IMPORTANTE: El orden en la lista no representa nada en especial y seguramente iré agregando alguno que otro spa conforme siga viajando.
LEER MAS

10 dic. 2015

Los mochileros del siglo XXI

viajar

Muchos hemos tenido la fortuna de ser “mochileros” y lo digo con orgullo porque fue para mí una época que sin duda marcó mi vida y esta pasión que aún tengo por los viajes. La edad, el destino y el tiempo me han hecho preferir un distinto estilo de viaje en la actualidad, pero recuerdo con gran gusto mis aventureros mochilazos de cuando era veinteañera. 

¿Cómo se define un mochilero? Según algunos medios, mochilero es el término que se usa para las personas que viajan con su mochila a cuestas y que viajan de forma independiente sin recurrir a tours organizados, agencias y establecimientos como hoteles formales. Por lo general, el viaje de un mochilero es de duración prolongada. También los definen por realizar un turismo alternativo y principalmente económico. 

Hasta aquí los generales que encontré por ahí, pero ¿para mi, qué era un mochilero? Según mis vivencias, los mochileros viajábamos con mochila en la espalda por varias razones: por el peso, porque había que tener todas nuestras pertenencias resguardadas y cerca, porque era un símbolo de libertad y rebeldía, pues no usábamos los entonces llamados belices o maletas formales, que por cierto no eran ultraligeras ni tenían llantitas silenciosas; en la década de los 80´s y principios de los 90´s las maletas eran cuadradas, grandes y pesadas, así que una buena mochila era más ligera e ideal para el trajín de un mochilero. Se sabía cuando un mochilero salía de casa pero difícilmente se podía decir cuándo volvería, además no había tantas formas de comunicación como hoy en día. Comíamos lo que había, dormíamos como se podía; compartíamos cama, comida, vivencias y sueños. Los mochileros coincidíamos en hostales, B&B, plazas, trenes y parques; entonces las charlas se armaban bien y en fin… éramos una gran manada dispersa por todo el mundo que no marcaba diferencia por nacionalidad o raza; de religión ni hablamos, porque eran tiempos en que decirse “no creyente” era también una forma de revelarse. El destino se podía cambiar según las pláticas del día anterior, si alguien te decía que era bonito e interesante tal lugar, en seguida se retomaba el rumbo y se buscaba el tren o el autobús que te llevara hacia allá, porque tampoco existían las low cost, así que el avión era para los tramos estrictamente necesarios. Por cierto, entonces se podía comprar un vuelo de ida y no te obligaban a adquirir el regreso.

¿Cómo veo los mochileros de hoy? Para comenzar, han sustituido la mochila por la carry-on, entonces podríamos decir que son “carry-oners”. Son los hijos de los mochileros de antes y por lo tanto están acostumbrados a viajar y saben hacerlo porque desde corta edad han ido de un lado para el otro. Son chicos y chicas que en la adolescencia estuvieron en cursos de verano en el extranjero o que han pasado temporadas con familiares o amigos en otra ciudad y eso les ha dado tablas para moverse por el mundo. Si a todo lo anterior le agregamos la globalización, la tecnología, las low cost y la gran gama de servicios turísticos existentes, pues encontramos que son viajeros hábiles, astutos, organizados e independientes. Los mochileros de hoy han comenzados las andanzas por cuenta propia años antes de cumplir los 20 y ya no se conforman, saben usar sus smarthphones para encontrar hostales con pinta de hotel boutique; comida de mercado que parece de autor, juntan sus millas y las usan, asisten a eventos, tienen amigos en varios países que los reciben en sus casas, viajan en grupo, hacen snorkel, rappel, buceo… en fin, el mundo es suyo. Visten lindo y sí, son sus padres los que finalmente costean sus viajes, pero eso no resta mérito a sus ganas de conocer. Sus viajes son más organizados que los de los mochileros de antaño, porque la actualidad y la economía así lo exige. Si compran vuelos con anticipación y fechas definidas tendrán mejor costo, además de que ya no es tan fácil comprar un vuelo de sólo ida; por otra parte, reservar hospedaje también con tiempo les permite asegurar dónde dormirán y obtener mejores tarifas. La anticipación definitivamente hace ahorrar.

No es que sean mejores unos que otros, es simplemente que nos ha tocado un tiempo distinto para vivir, y créanme que me da gusto ver jóvenes que quieren conocer su país y el de otros. 

Reconozco que a ellos, los viajeros como yo podemos contarles nuestras experiencias y contagiarles las ganas de ir en busca de nuevos horizontes, pero no hay identificación por la diferencia de edad, además que tampoco podemos enseñarles a viajar porque eso lo han aprendido y muy bien.

Por mi parte, los viajes de mochilazo han quedado muy en el pasado, considero que lo hice en el momento en que tenía edad para ello, lo disfruté y lo recuerdo con enorme alegría, pero a mis 47 años hoy prefiero viajar con mucha mayor comodidad y tener servicios de más alta calidad porque después de todo, trabajo para tenerlos y me los merezco.
LEER MAS

8 dic. 2015

The Grand Mayan, naturalmente bello

Hotel en Riviera Maya


Enorme, cómodo y precioso, así es el hotel The Grand Mayan en la Riviera Maya (Quintana Roo, México). Es perfecto para todo tipo de viaje: en pareja, familiar, de descanso, de aventura… todo está al alcance de este hotel para que sus huéspedes queden completamente satisfechos. 

Llegué al Aeropuerto Internacional de Cancún y luego de un trayecto de tan sólo 30 minutos, llegué al hotel The Grand Mayan, que hace honor a su nombre con todos los detalles decorativos. La vegetación también adentra al visitante en un ambiente de selva.

Luego de un rápido check in que tomó tan sólo unos minutos, fui hasta mi amplia suite con cocina, comedor, sala y habitación. The Grand Mayan mantiene tantos detalles muy mexicanos y mayas, pero ha sabido aplicar la modernidad sin que esta afecte abruptamente el estilo del hotel; por ejemplo, el brazalete que colocan a cada huésped al llegar es también la llave de la habitación, el sistema de TV por cable es muy bueno y qué decir de todos los utensilios en cocina.

El kit de amenidades en el baño era muy completo e incluye los básicos como champú, acondicionador, jabón y gel de baño, pero también algunos otros detalles como el costurero, limpiador de calzado, gorra de plástica y más. Secadora de pelo, batas y muchas toallas, que siempre son útiles en un destino de playa. 

Restaurante Azur
Desayuno en Azur.
El hotel tiene un programa de actividades de entretenimiento para toda la familia, además de contar con un kids club, gym, boutique y una amplia gama de restaurantes que sirven durante todo el día alimentos y bebidas de diversos estilos de cocina que van desde la comida rápida hasta la cocina de autor.

Durante mi estancia desayuné en Azur, que es un restaurante con estilo francés, por lo tanto lleva su parte de elegancia típica de aquél país. El menú también se base en ese estilo de cocina y el servicio es muy bueno. La música y la bella decoración complementaron mi primera comida del día. Por supuesto que el pan es muy bueno, así como el café y la omelette. 

Luego del delicioso desayuno fui a Spatium Spa, donde el plan era estar hora y media y terminé saliendo tres horas y media después de que entré; pero aún así tuve tiempo para un chapuzón en la alberca y otro en la playa.

Por la tarde opté por comer un refrescante ceviche peruano en Blue Fish y bebí limonada fresa. Todo esto antes de asistir al Primer Aniversario de Joyá, en el Teatro Vidanta.

Vale la pena comentar que, aunque el hotel es enorme no se hace necesario caminar demasiado gracias a su sistema de transporte interno para los huéspedes, el cuál está muy bien señalado y cuando se requiere que sea personalizado, sólo basta con solicitarlo.

Igual los huéspedes tienen transporte incluido para asistir a Joyá, el espectáculo que el Cirque du Soleil ha creado especialmente para presentarse en este destino. 

Finalmente, les cuento del restaurante Nektar, que también es parte del Teatro Vidanta y al que puede tener acceso cualquier persona, sea o no huésped de los hoteles Vidanta.

Es un hermoso lugar que está a la entrada del Teatro Vidanta, donde se presenta Joyá; ahí los cocteles son lo máximo, únicos y creados especialmente para este restaurante y bar. El tipo de comida es yucateca y se prepara con insumos de la región obviamente, así que garantizan frescura y sabor.

Más información: www.vidanta.com

Hotel en Riviera Maya

LEER MAS

7 dic. 2015

Spatium Spa, me olvidé del tiempo

The Grand Mayan

El plan era tomar un tratamiento de hora y media, pero no contaba con que Spatium Spa en The Grand Mayan sería tan fantástico que el tiempo se pasasaría volando y cuando me di cuenta ya había estado ahí por tres horas y media; definitivamente culpo al buen servicio y belleza del spa de mi olvido del tiempo.

Dejen les cuento que Spatium Spa tiene lo más novedoso en cuanto a instalaciones y la atención es particularmente amable, así que desde ya se ha convertido en uno de mis favoritos.
LEER MAS
Con la tecnología de Blogger.