2015 | Tips de Viajero. Blog de viajes en familia.

30 dic. 2015

2015: lo bueno, lo malo y lo regular

Yucatán

Cada fin de año hago un listado de lo que a mi criterio es lo mejor de mis viajes, pero en esta ocasión no será así porque preferí platicarles también de lo que no me gustó tanto para que vean que, como a todos los viajeros, a veces vivo situaciones que no me dejan tan complacida, aunque debo aceptar que en su mayoría en este 2015 fueron viajes fabulosos.

Este 2015 comenzó con un breve viaje personal a Playa del Carmen en el mes de enero, ocasión que aproveché para ver Joyá, que me encantó. Luego, en febrero fuimos por primera vez en un Crucero Disney, en el Disney Dream… toda una grata experiencia!! Y regresé a Playa del Carmen para disfrutar del excelente servicio de Fairmont Mayakoba. Hasta ahí, todo de maravilla.

En marzo decidí ir a Costa Rica y sinceramente el destino no me enamoró del todo. Considero que es un país hermoso y con mucha aventura, pero me pareció extremadamente caro, además mucho de lo que ofrece lo tenemos en el sur de México. Ese viaje lo podría dejar entre lo que me quedó a deber y quizá si regreso en el futuro le encuentre mejor sabor. 

En ese mismo mes visitamos la Ciudad de México, que es adorable en Semana Santa porque no hay tanta gente. Y luego emprendimos un grandioso viaje por Yucatán… ah, cómo me encanta ese estado!! Recorrimos la Ruta Puuc, visitamos Chichen Itzá y disfrutamos de Mérida y uno de sus mejores hoteles, Hacienda Xcanatún

En abril brinqué el charco y fui mucho más allá, hasta Jordania. Sin duda es un país único y espectacular, pero lastimosamente no viajé en la mejor compañía y eso fue la piedrita en el zapato que me impidió gozarlo a plenitud. Aún así, llegué a mi meta: Petra! Y esa imagen frente a mí se queda como uno de los momentos que han marcado mi vida. 

JordaniaEn mayo vivimos un lindísimo y tierno viaje a Disneyland, para el inicio de los festejos por su 60 Aniversario, su Celebración de Diamante. Nos divertimos tanto y queda grabado como uno de los más mágicos de este año. 

En junio llegó el más grande hallazgo de mis viajes en 2015: Quito, Ecuador. Fue un viaje que esperaba con gusto y del que regresé verdaderamente encantada. Quito me enamoró del todo, su comida, sus rincones, su gente… todo!! Luego fui a Guadalajara a darles el abrazo a mis amigos de la Asociación de Hacienda y Casonas de Jalisco por llegar a sus 15 años.

En julio fuimos en familia a Orlando, Florida y claro que teníamos que visitar The Wizzarding World of Harry Potter, Diagon Alley, que me dejó con la boca abierta. Es extraodinario!! Y obvio que también fuimos a Walt Disney World Resort, que es de nuestros favoritos.

En agosto sólo hice una visita rápida a Puerto Vallarta y en septiembre una escapada a Lagos de Moreno, ambos en Jalisco.

En octubre fui en un fabuloso viaje a San Antonio, Texas, que me permitió descubrir un destino que ofrece mucho más que shopping; además me divertí tanto que es uno de mis preferidos del año.

Noviembre llegó con varios viajes cortos: Playa del Carmen para vivir el Día de Muertos en Xcaret, en su entrañable Festival Vida y Muerte; Puebla, para celebrar al amor en la boda de una buena amiga; y Playa del Carmen nuevamente para festejar el primer aniversario de Joyá.

Y diciembre fue para ir a la Ciudad de México a saludar a muchos buenos amigos y después fuimos a Los Cabos a ver ballenas y rednirnos ante el sol, la playa y deliciosa comida.

En resumen así fue este 2015, en el que tomé 53 vuelos, visité 5 países, incluyendo México; recorrí miles de kilómetros, muchas ciudades, probé gozosos platillos (quiero humus y pan árabe), dormí en extraordinarios hoteles, viví grandes experiencias, cumplí metas, reí mucho y disfruté de un año que me ofreció tantas oportunidades.

Gracias 2015! Bienvenido seas 2016!
LEER MAS

29 dic. 2015

Disfrutamos de Grand Fiesta Americana Los Cabos


Llegamos a Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa poco después del medio día y nos encontramos con un hotel grande y lindo, con tantas comodidades que podría no salir de ahí en días; pero bueno, también era necesario disfrutar del destino y sus actividades. 

Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa se encuentra en Cabo San Lucas (Los Cabos, Baja California Sur, México), en el área conocida como Cabo del Sol. Está a unos 35 minutos del Aeropuerto Internacional de Los Cabos y el recorrido es muy agradable porque va costeando. 

Nuestro recibimiento fue de lo mejor, vino espumoso, una bella y amplia suite y después una deliciosa comida con platillos del Chef Gerardo Rivera en el Restaurante Península del mismo hotel. El menú: pappardelle con salsa Alfredo, calabacín, espárragos y camarones; cabrilla, puré de coliflor y mantequilla de naranja; y de postre, tarta de manzana con helado de cardamomo. Vaya festín que se vio coronado con la vista del mar y una ballena saltando a lo lejos. 

Nuestra suite era muy amplia, con baño grande, batas, pantuflas, kit completísimo de amenidades y tina de hidromasaje; una terraza con tina para relajarse dentro del agua y viendo el mar; estancia y habitación. Obvio que también había wifi, TV con sistema de cable y aire acondicionado muy silencioso, lo que se agradece a la hora de dormir.

El hotel cuenta con 8 restaurantes, albercas, áreas verdes, bares, entretenimiento familiar, gym y una spa donde todos los tratamientos son a base de vino, su nombre es Somma Wine Spa y de eso les platicaré más adelante en otro post.

Grand Fiesta Americana Los Cabos tiene un muy buen servicio, la comida es excelente, aunque me faltó conocer muchos de sus restaurantes, los que visité me gustaron bastante.

Cerca de las albercas está un módulo donde se proporciona equipo para las actividades deportivas y juegos de mesa, además de libros y en fin, ahí es el lugar al que se debe ir para conocer la oferta de entretenimiento que hay en el hotel.

Justo a un lado de la alberca principal y con vista al mar está La Cevichería, donde comimos riquísimo uno de eso días; coctel de mariscos, tacos estilo Ensenada, tacos dorados de marlín, tostadas de atún y bebimos refrescantes y obligadas margaritas.


Las noches también son toda una experiencia en Grand Fiesta Americana Los Cabos porque hay muchas opciones para la cena. Una de ellas es cenar en la playa, bajo la luz de la luna y las estrellas y sintiendo la arena en los pies. 

Una noche, nosotras tuvimos la oportunidad de deleitarnos con una ceremonia que llegó directo de Somma Wine Spa, así que pisamos uvas y luego tuvimos un masaje de pies. La experiencia continuón con una degustación de vino mexicano para mi, y de infusiones para mi hija. Aprendí del sommelier del hotel y probé ricos vinos de L.A. Cetto y Casa Madero antes de pasar a la cena, que fue preparada ahí mismo. 

Primero, una ensalada de salmón, sandía y pepino; luego, filete con vegetales “del mercado”, deliciosamente sazonados, frescos y crujientes; y para terminar, el postre “De la abuela”, chocolate con maracuyá y canela. Fue una gran cena!!

En cuanto a las actividades que realizamos, yo cada mañana visité su gym que está muy bien equipado y donde hay siempre toallas, fruta y refrescante agua con rodajas de pepino. Y para cerrar con broche de oro nuestra estancia hicimos snorkel justo frente al hotel, donde hay un área llena de corales y peces de colores. En el módulo de actividades proporcionan el equipo y ellos te orientan. La verdad es que es muy fácil porque no hay que ir muy adentro del mar, así que es una actividad que se puede realizar en familia.

Sin duda, Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa es una gran opción en Los Cabos, donde no cabe el aburrimiento ni el hambre.

Más información: www.fiestamericanagrand.com

LEER MAS

28 dic. 2015

Los Cabos, ballenas y mucho más

Arco en Cabo San Lucas

En 2014 teníamos planeado visitar Los Cabos, pero Odile se adelantó, llegó con toda su fuerza y entonces se hizo necesario posponer la visita. En febrero estuvimos a punto de concretarlo pero otros planes se interpusieron, así que fue necesario espera un poco más para regresar al ansiado Los Cabos (Baja California Sur, México), ver sus ballenas, sus hermosos atardeceres y disfrutar de sol, playa y rica comida.

Para llegar a Los Cabos desde el centro del país, como es nuestro caso viviendo en Guanajuato, es obligado ir vía aérea. Se puede volar desde varios puntos de la República Mexicana de forma directa con Interjet, Magnicharters, Viva Aerobus, Volaris y Aeromexico, que es la aerolínea que nos llevó hasta allá con una conexión en el DF, así que nuestra ruta fue Bajío-Ciudad de México-Los Cabos.

El Aeropuerto Internacional de Los Cabos se encuentra en San José del Cabo y está a unos 30 minutos en auto de la zona hotelera de Cabo San Lucas.

Nosotras volamos muy temprano desde Guanajuato y entonces a medio día estábamos llegando a Los Cabos, donde un vehículo de Trascabo ya no es estaba esperando para llevarnos a Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa

Trascabo proporciona servicios de traslado en vehículo privado o compartido y es una excelente opción para ir desde el aeropuerto a cualquier punto de Los Cabos de forma rápida y cómoda. Igualmente se puede contratar con ellos la transportación hotel-aeropuerto. 

Luego, llegamos a Grand Fiesta Americana Los Cabos All Inclusive Golf & Spa, donde pasamos cuatro deliciosos días, comiendo delicioso, disfrutando de su spa, sus instalaciones y hasta hicimos snorkel en su playa de forma segura y muy divertida. De todo esto les contaré en un post el día de mañana.

Los días pasaron pronto porque tuvimos un itinerario muy entretenido: paseo en catamarán con La Princesa Sailing Catamarans, una cena excepcional en The Resort at Pedregal, rica comida en Azul Madera, interesante paseo y cena en Los Tamarindos y cerramos con broche de oro yendo a ver ballenas con Cabo Expeditions, así que hay mucho qué contarles de Los Cabos en los siguientes días.


¿La mejor época para ir a Los Cabos? Creo que es todo el año; sin embargo, nosotras lo hicimos en este momento porque queríamos ir a ver las ballenas, que llegan desde Alaska cada año para aparearse y dar a luz a sus crías. Es una experiencia única que se puede vivir de diciembre a marzo aproximadamente, pero las fechas varían cada año.

Sin embargo, en Los Cabos hay mucho más qué hacer, como kayak, pesca, deportes acuáticos, vida nocturna, fabulosos spas, hoteles y restaurantes, paseos al desierto, shopping y mucho más diversión, por eso este destino es el favorito de muchísimas celebridades.

Si aún no conoces Los Cabos, es momento de planear tu viaje; y si ya has estado ahí, creeme que bien vale la pena regresar ahora que está renovado y nuevamente de pie luego del paso de Odile.

LEER MAS

11 dic. 2015

Los mejores spas de mi vida bloguera

Fairmont Mayakoba

A lo largo de mi vida bloguera he tenido el placer de visitar muchos spas, algunos muy pequeños y otros inmensos, unos con pocos servicios y otros con menús impresionantes de tratamientos y terapias faciales y corporales. De todo tipo he visitado y hoy les comparto los que a mi criterio han sido los mejores spas hasta el momento.

Spatium Spa (Hotel The Grand Mayan). Riviera Maya, Quintana Roo. Muy grande, magnífica atención y sobre todo, cuenta con lo más novedoso en cuanto a equipamiento: duchas, sauna, vapor, cabina de haloterapia, pediluvio.. en fin, ofrece una amplia gama de facilidades en sus instalaciones. Es un spa muy nuevo, las cabinas para los pasajes son pequeñas casitas de madera a las que se llega por un camino también de madera. Es un placer recorrerlo.

Willow Stream Spa (Hotel Fairmont Mayakoba) Riviera Maya, Quintana Roo. Un lugar delicioso que invita al descanso desde el primer paso en su interior. Rodeado de selva y una laguna, este spa es un oasis de paz. Los tratamientos que ofrece son magníficos y las instalaciones perfectas para pasar ahí varias horas. Con albercas, sala de estar y menú saludable es perfecto para desconectarse en su totalidad. Es muy, pero muy bonito lugar.

Xcanatun Spa (Hotel Boutique Xcanatun) Mérida, Yucatán. Aquí su gran tesoro es la terapista, quien te sana con tan solo cruzar unas palabras con ella. El spa es pequeño, muy bien instalado y bonito al igual que todo el hotel, que solía ser una hacienda henequenera y mantiene hasta nuestros días todo su esplendor gracias a una exhausta remodelación. Su menú de terapias es especial porque si bien ofrece los masajes y faciales que podrás encontrar en otros spas, allí también podrás tomar algunos con origen maya.

Spa Marquis Reforma.(Hotel Marquis ReformaCiudad de México. Se trata del spa más grande de la capital del país, está en pleno Reforma y es hermosísimo. Hay una alberca grande al entrar, luego tinas de hidromasaje con camastros para relajarse, sauna, vapor... y los masajes son increíblemente relajantes. Muy, muy recomendable!

Spa Grand Velas (Hotel Grand VelasRiviera Nayarit, Nayarit. Enorme, fabuloso, riquísimo… así es el spa en este hotel, que además ha sido reconocido como uno de los mejores del mundo por diversas publicaciones. Pues ahí yo fui hace tiempo y salí encantada porque el detalle es su premisa, nada se les va de las manos. Son tan detallistas que al retirarte te entregan tu bikini seco. Su tratamientos son también una especie de ceremonias y sus instalaciones son únicas. 

Por último quiero mencionar dios spas hermosos que he visitado en el extranjero: 

Bota Bota Spa Montreal, Quebec, Canadá. Está instalado en un viejo barco. Es bueno, pero sobre todo es singular. Ahí probé unas hamacas que te mecen y arrullan delicioso. 

Well & Being Spa (Fairmont Scottsdale Princess) Scottsdale, Arizona, EUA. Este spa tiene un restaurant saludable a la entrada, luego algunos salones para todo tiempo de seciones de yoga, pilates y más. Es muy grante, con alberca, camastros al aire libre, hidromasaje, cabinas y un sinfín de servicios. 

IMPORTANTE: El orden en la lista no representa nada en especial y seguramente iré agregando alguno que otro spa conforme siga viajando.
LEER MAS

10 dic. 2015

Los mochileros del siglo XXI

viajar

Muchos hemos tenido la fortuna de ser “mochileros” y lo digo con orgullo porque fue para mí una época que sin duda marcó mi vida y esta pasión que aún tengo por los viajes. La edad, el destino y el tiempo me han hecho preferir un distinto estilo de viaje en la actualidad, pero recuerdo con gran gusto mis aventureros mochilazos de cuando era veinteañera. 

¿Cómo se define un mochilero? Según algunos medios, mochilero es el término que se usa para las personas que viajan con su mochila a cuestas y que viajan de forma independiente sin recurrir a tours organizados, agencias y establecimientos como hoteles formales. Por lo general, el viaje de un mochilero es de duración prolongada. También los definen por realizar un turismo alternativo y principalmente económico. 

Hasta aquí los generales que encontré por ahí, pero ¿para mi, qué era un mochilero? Según mis vivencias, los mochileros viajábamos con mochila en la espalda por varias razones: por el peso, porque había que tener todas nuestras pertenencias resguardadas y cerca, porque era un símbolo de libertad y rebeldía, pues no usábamos los entonces llamados belices o maletas formales, que por cierto no eran ultraligeras ni tenían llantitas silenciosas; en la década de los 80´s y principios de los 90´s las maletas eran cuadradas, grandes y pesadas, así que una buena mochila era más ligera e ideal para el trajín de un mochilero. Se sabía cuando un mochilero salía de casa pero difícilmente se podía decir cuándo volvería, además no había tantas formas de comunicación como hoy en día. Comíamos lo que había, dormíamos como se podía; compartíamos cama, comida, vivencias y sueños. Los mochileros coincidíamos en hostales, B&B, plazas, trenes y parques; entonces las charlas se armaban bien y en fin… éramos una gran manada dispersa por todo el mundo que no marcaba diferencia por nacionalidad o raza; de religión ni hablamos, porque eran tiempos en que decirse “no creyente” era también una forma de revelarse. El destino se podía cambiar según las pláticas del día anterior, si alguien te decía que era bonito e interesante tal lugar, en seguida se retomaba el rumbo y se buscaba el tren o el autobús que te llevara hacia allá, porque tampoco existían las low cost, así que el avión era para los tramos estrictamente necesarios. Por cierto, entonces se podía comprar un vuelo de ida y no te obligaban a adquirir el regreso.

¿Cómo veo los mochileros de hoy? Para comenzar, han sustituido la mochila por la carry-on, entonces podríamos decir que son “carry-oners”. Son los hijos de los mochileros de antes y por lo tanto están acostumbrados a viajar y saben hacerlo porque desde corta edad han ido de un lado para el otro. Son chicos y chicas que en la adolescencia estuvieron en cursos de verano en el extranjero o que han pasado temporadas con familiares o amigos en otra ciudad y eso les ha dado tablas para moverse por el mundo. Si a todo lo anterior le agregamos la globalización, la tecnología, las low cost y la gran gama de servicios turísticos existentes, pues encontramos que son viajeros hábiles, astutos, organizados e independientes. Los mochileros de hoy han comenzados las andanzas por cuenta propia años antes de cumplir los 20 y ya no se conforman, saben usar sus smarthphones para encontrar hostales con pinta de hotel boutique; comida de mercado que parece de autor, juntan sus millas y las usan, asisten a eventos, tienen amigos en varios países que los reciben en sus casas, viajan en grupo, hacen snorkel, rappel, buceo… en fin, el mundo es suyo. Visten lindo y sí, son sus padres los que finalmente costean sus viajes, pero eso no resta mérito a sus ganas de conocer. Sus viajes son más organizados que los de los mochileros de antaño, porque la actualidad y la economía así lo exige. Si compran vuelos con anticipación y fechas definidas tendrán mejor costo, además de que ya no es tan fácil comprar un vuelo de sólo ida; por otra parte, reservar hospedaje también con tiempo les permite asegurar dónde dormirán y obtener mejores tarifas. La anticipación definitivamente hace ahorrar.

No es que sean mejores unos que otros, es simplemente que nos ha tocado un tiempo distinto para vivir, y créanme que me da gusto ver jóvenes que quieren conocer su país y el de otros. 

Reconozco que a ellos, los viajeros como yo podemos contarles nuestras experiencias y contagiarles las ganas de ir en busca de nuevos horizontes, pero no hay identificación por la diferencia de edad, además que tampoco podemos enseñarles a viajar porque eso lo han aprendido y muy bien.

Por mi parte, los viajes de mochilazo han quedado muy en el pasado, considero que lo hice en el momento en que tenía edad para ello, lo disfruté y lo recuerdo con enorme alegría, pero a mis 47 años hoy prefiero viajar con mucha mayor comodidad y tener servicios de más alta calidad porque después de todo, trabajo para tenerlos y me los merezco.
LEER MAS

8 dic. 2015

The Grand Mayan, naturalmente bello

Hotel en Riviera Maya


Enorme, cómodo y precioso, así es el hotel The Grand Mayan en la Riviera Maya (Quintana Roo, México). Es perfecto para todo tipo de viaje: en pareja, familiar, de descanso, de aventura… todo está al alcance de este hotel para que sus huéspedes queden completamente satisfechos. 

Llegué al Aeropuerto Internacional de Cancún y luego de un trayecto de tan sólo 30 minutos, llegué al hotel The Grand Mayan, que hace honor a su nombre con todos los detalles decorativos. La vegetación también adentra al visitante en un ambiente de selva.


Luego de un rápido check in que tomó tan sólo unos minutos, fui hasta mi amplia suite con cocina, comedor, sala y habitación. The Grand Mayan mantiene tantos detalles muy mexicanos y mayas, pero ha sabido aplicar la modernidad sin que esta afecte abruptamente el estilo del hotel; por ejemplo, el brazalete que colocan a cada huésped al llegar es también la llave de la habitación, el sistema de TV por cable es muy bueno y qué decir de todos los utensilios en cocina.

El kit de amenidades en el baño era muy completo e incluye los básicos como champú, acondicionador, jabón y gel de baño, pero también algunos otros detalles como el costurero, limpiador de calzado, gorra de plástica y más. Secadora de pelo, batas y muchas toallas, que siempre son útiles en un destino de playa. 

Restaurante Azur
Desayuno en Azur.
El hotel tiene un programa de actividades de entretenimiento para toda la familia, además de contar con un kids club, gym, boutique y una amplia gama de restaurantes que sirven durante todo el día alimentos y bebidas de diversos estilos de cocina que van desde la comida rápida hasta la cocina de autor.

Durante mi estancia desayuné en Azur, que es un restaurante con estilo francés, por lo tanto lleva su parte de elegancia típica de aquél país. El menú también se base en ese estilo de cocina y el servicio es muy bueno. La música y la bella decoración complementaron mi primera comida del día. Por supuesto que el pan es muy bueno, así como el café y la omelette. 

Luego del delicioso desayuno fui a Spatium Spa, donde el plan era estar hora y media y terminé saliendo tres horas y media después de que entré; pero aún así tuve tiempo para un chapuzón en la alberca y otro en la playa.

Por la tarde opté por comer un refrescante ceviche peruano en Blue Fish y bebí limonada fresa. Todo esto antes de asistir al Primer Aniversario de Joyá, en el Teatro Vidanta.

Vale la pena comentar que, aunque el hotel es enorme no se hace necesario caminar demasiado gracias a su sistema de transporte interno para los huéspedes, el cuál está muy bien señalado y cuando se requiere que sea personalizado, sólo basta con solicitarlo.

Igual los huéspedes tienen transporte incluido para asistir a Joyá, el espectáculo que el Cirque du Soleil ha creado especialmente para presentarse en este destino. 

Finalmente, les cuento del restaurante Nektar, que también es parte del Teatro Vidanta y al que puede tener acceso cualquier persona, sea o no huésped de los hoteles Vidanta.

Es un hermoso lugar que está a la entrada del Teatro Vidanta, donde se presenta Joyá; ahí los cocteles son lo máximo, únicos y creados especialmente para este restaurante y bar. El tipo de comida es yucateca y se prepara con insumos de la región obviamente, así que garantizan frescura y sabor.


Hotel en Riviera Maya

LEER MAS

7 dic. 2015

Spatium Spa, me olvidé del tiempo

The Grand Mayan

El plan era tomar un tratamiento de hora y media, pero no contaba con que Spatium Spa en The Grand Mayan sería tan fantástico que el tiempo se pasasaría volando y cuando me di cuenta ya había estado ahí por tres horas y media; definitivamente culpo al buen servicio y belleza del spa de mi olvido del tiempo.

Dejen les cuento que Spatium Spa tiene lo más novedoso en cuanto a instalaciones y la atención es particularmente amable, así que desde ya se ha convertido en uno de mis favoritos.

Llegué antes de la hora reservada para un masaje de hora y media, y me propusieron entrar al “Pediluvio”, que es un camino creado con diversos tipos de piedras y donde caen chorros de agua de variada temperatura, de tal forma que los pies reciben un fuerte y revitalizante masaje. Luego pasé al sauna, al vapor y a la ducha suiza, a la que le temo al principio por lo frío del agua, pero al pasar los minutos... ¡qué bien se siente!

Justo a la hora reservada pasamos a las cabinas para los masajes, que son pequeñas casitas tipo maya, a las que se llega por un camino elevado de madera. El tratamiento comenzó con una pequeña ceremonia y después de hora y media quedé relajada y con ganas de no salir de ahí jamás; entonces me propusieron entrar a la cabina de haloterapia, y cómo negarse. Se trata de una habitación cuyos muros están construidos con sal del mediterráneo y estar 30 minutos respirando dentro de ella equivalen a los beneficios del mar de una estancia de tres días.

Por último y ya resignada a que tenía que irme de ahí, aproveché para relajarme un poco más en la tina de hidromasaje. 

El hotel The Grand Mayan cuenta con dos spas, Brio y Spatium, este último es el más nuevo y definitivamente uno de los mejores que he visitado.

Tras una mañana donde me desconecté por completo, continúe el día disfrutando de las instalaciones y comida de The Grand Mayan y por la noche asistí al primer aniversario de Joyá, el espectáculo del Cirque du Soleil que se presenta de forma exclusiva en el Teatro Vidanta de la Riviera Maya (Quintana Roo, México).


The Grand Mayan

LEER MAS

30 nov. 2015

El Mural de los Poblanos, celebrando los sabores de Puebla

Degustación de moles


Regresé a Puebla y también al Mural de los Poblanos, uno de mis restaurantes favoritos en esa hermosa ciudad que es capital del estado del mismo nombre. Lo encontré con los mismos grandes sabores de siempre, pero más fiel a Puebla por algunos pequeños detalles que terminan haciendo una enorme diferencia.

Si visitas Puebla es obligado comer mole y uno de los lugares dónde lo preparan delicioso es precisamente el Restaurante Mural de los Poblanos que está en pleno Centro Histórico.


Este restaurante es muy popular entre locales y visitantes, así que definitivamente te recomiendo que hagas reservación y aunque también abre para el desayuno, creo que en la comida o cena podrás disfrutar mejor de su auténtica cocina poblana.

Mi elección en esta ocasión fue chalupas poblanas, sopa poblana, degustación de moles y unos postres ES-PEC-TA-CU-LA-RES!!! Arroz con leche y helado de turrón.

La tarde comenzó con una sopita de quintoniles como entrada, que son unas hojas que dan un gran sabor al caldo que también tenía un toque de té limón. Luego llegaron las chalupas poblanas, que son el perfecto ejemplo de las suculentas garnachas. En este caso son totalmente diferentes a las que se sirven en otros estados, más delgaditas y las de chile rojo fueron las de mi preferencia. 

Mole poblano

La sopa poblana con sus granos de elote, rajas, queso fresco y champiñones, deliciosa; al igual que la degustación de moles, que es obligada si quieres tener una muestra del mole poblano, mancha manteles, pipián verde, pipián rojo y adobo. En esa tarde y estando en Puebla, mi hija tenía clara su elección: mole poblano con arroz. 

Cabe mencionar que el Mural de los Poblanos también tiene ciertos platillos de temporada, como los chiles en nogada que se sirven de julio a septiembre; los chimicuiles, en julio y agosto; y el huaxmole de caderas y espinazo, en octubre y noviembre, entre otros. 

Para finalizar, un par de fabulosos postres: arroz con leche, que parece tan simple y en el Mural de los Poblanos logran convertirlo en una real deleite; y helado de turrón, aunque también llamó mi atención el helado de pinole, sé que elegí bien.

Los toques sencillos que les conté al principio del post, los que me hicieron sentir realmente en la Puebla tradicional fueron la música, pues una pareja cantaba música típica y tocaba el salterio mientras comíamos, de verdad eso hace disfrutar más el momento.

Por otra parte, a media comida nos ofrecieron pulque, del que sinceramente no soy muy afecta, pero este estaba tan fresco que me gustó. Al último, y para despedirnos nos ofrecieron la tradicional Pasita. Bravo por agregar algo tan típicamente popular! 

Así las cosas, definitivamente el Mural de los Poblanos continúa entre mis preferidos en mi adorada Puebla.


Chalupas y postres

LEER MAS

26 nov. 2015

Philip Glass en el Museo Nacional de Antropología

Museo Nacional de Antropología

Philip Glass es uno de esos artistas con tantos admiradores por todo el mundo que asistir a uno de sus conciertos es todo un privilegio. El músico y compositor nacido en Baltimore, Maryland, EUA, se presentó el pasado 23 de noviembre en el patio central del Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México y fue un evento muy concurrido.

Desde que se anunció hace algunos meses el concierto de Philip Glass la euforia de sus admiradores se encendió y fue así como la noche del 23 de noviembre se pudo ver que casi no quedaron asientos vacios en su concierto llamado “Obras para piano”, que fue organizado por el Patronato del Museo Nacional de Antropología con apoyo de marcas como Expedia, para recaudar fondos para la conservación de las obras del propio museo.

Una vez que dio inicio el concierto, todos los asistentes quedamos pasmados ante la el talento de Philip Glass, quien esa noche estuvo acompañado por cuatro maravillosos pianistas: Timo Andres, Aaron Diehl, Jenny Lyn y Maki Namekawa.

Así, el patio central del Museo Nacional de Antropología se engalanó con la presencia de los pianistas y de las llamado “Obras para piano” del compositor estadunidense, quien solamente se ha presentado tres veces en nuestro país.

El concierto dio inicio con las interpretaciones de Philip Glass, pero luego dejó el escenario a sus acompañantes, quienes uno a uno fue demostrando su calidad musical. El final fue un caramelito: “Mad Rush” tocada por el mismísimo Philip Glass… ah, qué maravilla!!! Eso hizo al publico ponerse de pie y ovacionar a los músicos por varios minutos.

Fue una maravillosa noche en la que el Museo Nacional de Antropología se vio abarrotado. Sin duda, este imponente edifico fue el lugar perfecto para este concierto.

Las piezas interpretadas esa noche fueron: “Metamorphosis #2”; Philip Glass; y luego siguieron Aaron Dihel con “Etude #3”, “Etude #4” y “Etude #14”; Maki Namekawa con “Etude #11”, “Etude #12” y “Etude #13”; Jenny Lin con “Etude #7”, “Etude #8” y “Etude #15”; y Tomo Andres con “Etude #19” y “Etude #20”, para terminar con Philip Glass y “Mad Rush”.

Gracias infinitas al Patronato del Museo Nacional de Antropología por traer tan importante evento a nuestro país y a Expedia por apoyar propuestas artísticas y culturales como esta.

Museo Nacional de Antropología


LEER MAS

25 nov. 2015

Joyá celebra su primer aniversario


El Cirque du Soleil llegó a México hace justo un año con su espectáculo Joyà. Se presenta casi todas las noches de la semana en su propio teatro en la Riviera Maya. Es un show lleno de alegría, ritmo, acrobacia, deliciosos platillo y ahora sí, puedo decir que le encontré los toques mexicanos porque son aún más evidentes que hace 10 meses que tuve la oportunidad de verlo.


Quienes han visto al Cirque du Soleil saben que se encontrarán con un espectáculo lleno de sorpresas e imprevistos, saben también que el inicio nunca es a la hora que marca el boleto, sino mucho antes… así nomas, sin avisar. Y eso es lo que hace aún más especial al circo más famoso del mundo.


Joyà también comienza mucho antes de lo que marca el boleto, desde el momento mismo en que entras al teatro, continúa con la cena y termina hasta que has salido del recinto, porque admirar cada detalle del lugar es también parte del entretenimiento.

Quien llega a Joyà tan solo por las acrobacias verá que es mucho más que esto, es toda una propuesta que acaricia todos los sentidos. Lo ideal es ver el espectáculo con cena, definitivamente.

Si en la primera visita me gustó la cena, ahora me fascinó porque le han agregado varios detalles interesantes. Para comenzar, mantienen el menú comestible, así que lees lo que cenarás y luego cortas trocitos para disfrutarlo con algunos dips muy mexicanos; se mantiene la champagne Mercier, que por cierto este es el único lugar en México donde se ofrece y no la encontrarás en ningún otro sitio en el país; el menú ahora tiene un platillo preparado con filete espectacular en sabor y además tiene una tostada de maíz con el logotipo de Joyà impreso; el primer tiempo sigue siendo el llamado Natura, lo que aplaudo porque es perfecto y hasta efectos especiales tiene; se sigue sirviendo el “aliento de dragón” que divierte a todos y los maravillosos postres en un libro siguen presentes para mi fortuna.

Bueno, ya les conté las novedades que encontré en la cena, pero aún hay más cambios que definitivamente mejoran por mucho el ya de por sí buen espectáculo que era Joyà hace algunos meses.

Lo primero que llamó mi atención es que los artistas usan mucho más español que antes y lo hacen con buen conocimiento de las expresiones, definitivamente ya aprendieron el significado de “chido” y “chingón” y no dudan en aplicarlo como es debido, además de muchas otras que hacen reír a carcajadas a la audiencia.

Sobre la calidad, experiencia y habilidad de los artistas no hay ni qué decir, pues todos sabemos que el Cirque du Soleil es garantía de que verás algo simplemente SORPRENDENTE!

Lo que sí les puedo contar es que agregaron algunos actos y eso lo convierte en un show un poco más largo y con un buen pretexto para regresar. 

Por último, quiero recordarles que cuando vayan lleguen con bastante tiempo de anticipación para que disfruten de un coctel en Nektar, que está a la entrada del teatro (les recomiendo Alebrije o Habanero), y para que entren al teatro con toda calma y disfruten de su belleza, de verdad es el teatro más bonito que le he visto al Cirque du Soleil y qué gran orgullo que esté en México.


LEER MAS

18 nov. 2015

Descansería, hace honor a su nombre

Hotel en Puebla

¿Un hotel céntrico, con buen servicio, agradable, con wifi gratis y desayuno a la carta en Puebla?, Descansería Hotel Business and Pleasure cumple con eso y más.

Puebla es la capital del estado del mismo nombre, es una ciudad llena de atractivos, historia y deliciosa gastronomía. Es también un destino de negocios, congresos y turístico, y para cualquier tipo de viaje Descansería es una gran opción de hospedaje.

Con habitaciones amplias, kit completo de amenidades, aire acondicionado, televisión con sistema de cable, wifi gratis, cafetera en la habitación y áreas comunes para el descanso o la lectura, la Descansería es un hotel ideal para todo tipo de viajero. Además tiene una ubicación privilegiada, a tan sólo unos pasos del conocido Callejón de los Sapos, así que desde la Descansería podrás desplazarte caminando a cualquiera de los atractivos del centro de la ciudad. 

Su decoración se basa en colores claros, que hacen resaltar aún más los detalles de colorida artesanía o piezas que resaltan la mexicanidad. También ofrecen menú de almohadas, llamadas locales y nacionales  gratuitas y la prensa del día en las áreas comunes de descanso.

Hotel en Puebla

La estancia incluye desayuno completo a la carta en su restaurante Cinco, que sirve exquisitos platillos. Levantarse, bajar y que te reciban con una taza de aromático café y delicioso pan tradicional es realmente es un privilegio.

El primer día yo elegí chilaquiles y el segundo opté por el desayuno que en su menú se llama “Mercado”, con jugo, fruta, pan dulce, café e infladitas con cecina y salsa picosita.

El restaurante Cinco está abierto al público en general, con un ambiente acogedor recibe a los comensales para desayuno, comida y cena. Su precios son de lo mejor y la calidad de sus platillos seguro te fascinarás.

Además, este la Descansería está rodeado de entrañables cafetines y restaurantes que hacen más diversa la propuesta culinaria para un viaje. A dos cuadras está la entrañable y famosísima Pasita y entre todas esas opciones debo resaltar una visita obligada al Mural de los Poblanos, que está a unas pocas cuadras del hotel y donde encontrarás platillos típicos preparados con esmero y basándose en las técnicas tradicionales.

Además de los servicios mencionados, este hotel cuenta con servicio de valet parking y estacionamiento sin costo extra.

Hotel en Puebla

LEER MAS

17 nov. 2015

Vino mexicano, etiquetas que cuestan entre 200 y 300 pesos

Casa Madero, L.A. Cetto, Monte Xanic

Ya les compartí mis listas de Vino mexicano, etiquetas que cuestan menos de 100 pesos y etiquetas que cuestan entre 100 y 200 pesos; ahora el turno es para aquellas que tienen un precio entre 200 y 300 pesos mexicanos. 

Como les conté en los anteriores post, muy raras veces gasto más de 300 pesos en una botella de vino y es por eso que tengo mis preferencias bien identificadas en ese rango de precio, las que les comparto en esta serie de tres post. 


Monte Xanic

Calixa Chardonnay. Como aperitivo, ensaladas, espárragos, alcachofas, aves, camarones, moluscos y comida asiática, entre otros. 

Calixa Grenache. Tortilla de patata, cocina asiática, tinga de pollo, paella, camarones salteados con salsas ligeras, moluscos, carnes a la parrilla, carpaccios, pizzas suaves como la hawaiana e incluso postres como tarta de frutos rojos, entre otros.

Calixa Cabernet Syrah. Comida urbana como hamburguesas, pizzas y parrillada. Además, con pasta a la bolognesa, filete de res en Gravy, aves, lomo de cerdo en salsa de ciruela y comida asiática con notas especiadas ligeras, entre otros.

Chenin Blanc Cosecha Tardía. Ensaladas con pera, mango o cítricos, tabla de quesos curados y Foie gras con compota de naranja. Postres como tartas de manzana, crepas, helados de vainilla, sorbete de maracuyá, crema catalana, profiteroles, mousse de mango y chocolate negro, entre otros.

Sauvignon Blanc, Viña Kristel. Ceviches, mariscos, quesos frescos, pescados de sabor ligero, sushi, sashimi, carpaccio y ensaladas supremas de cítricos, entre otros.


Casa Madero

Merlot. Cortes magros con salsas elaboradas. Lomo de cerdo en salsa de ciruela, filete de res en reducion de vino tinto, pizzas, pastas ligeras y queso fundido con chistorra.

Cabernet Sauvignon. Salsas complejas como adobos y moles suaves. Platillos condimentados como atún en costra de pimienta negra, lasagna, filete mignon, carnes frías, quesos semimaduros, postres de chocolate semiamargo.

Shiraz. Platillos complejos, salsas condimentadas como adobos y moles afrutados. Magret de pato, filete en salsa de champiñones, ternera con salsa de ciruela y enfrijoladas.

Cabernet Sauvignon – Merlot. Cortes marmoleados, asado de boda, tacos de suadero, quesos semimaduros, postres con fresas y chocolate amargo.

3V. Vino versátil debido a su delicadeza. Carnes blancas con salsas ligeras, carne de res magra, salmon en salsa de jamaica, quesos suaves, comida italiana y pastas ligeras.

Uvas orgánicas. Tinto (Cabernet Sauvignon) y blanco (Chardonnay). Fantásticos!! Ya los probé.


L.A. Cetto

Nebbiolo. Cortes con marmoleo, quesos de mediana intensidad, excelente con salseos italianos.

Don Luis Concordia. Cabernet Sauvignon y Shirah. Carnes a las brasas o a la leña, quesos medianos de intensidad.

Don Luis Terra. Cabernet Sauvignon, Petite Verdot, Merlot y Malbec. Carnes condimentadas con salsas fuertes.

Cabernet Sauvignon Reserva Privada.


Por último, sí quisiera mencionar que muchos vinos mexicanos han sido galardonados en diferentes eventos internacionales; les digo… son buenísimos!!

Ahora que ya te di una lista de vinos cuyas botellas cuestan menos de 300 pesos, a poco no te parece que serían un buen regalo de Navidad o en cualquier otra ocasión especial?
LEER MAS

12 nov. 2015

10 cosas que debes comprar en Quito


Sombrero de paja toquilla

La ciudad capital de Ecuador, Quito, ofrece una inmensa variedad de sabrosuras que te encantará comprar y no hablo sólo de aquellas que se pueden degustar, porque encontrarás artesanías, café, chocolate, juguetes y más cosas que querrás llevar seguramente. 

Por eso hoy de cuanto de 10 cosas que podrás comprar como regalos de viaje para ti, tus amigos o familiares y de verdad quedarán encantados.

1. Chocolate. Ecuador tiene del mejor cacao del mundo y los chocolates que fabrican son excelentes, incluso han sido premiados. Eso lo hace el souvenir prefecto de viaje con el que quedarás bien con todo el mundo. Hay muchas marcas y aquí entre nos, yo compré cómo de 9 diferentes, así que tengo conocimiento para recomendarte varias. Republica del Cacao es buena, no la mejor pero sí la más cara; si quieres que sea excelente de calidad y costo compra el que se llama Pacari (premiada varias veces), mientras que Caoni es otra marca buena.

2. Café. Si bien no es espectacular como el de otros países cercanos, créanme que es muy, pero muy bueno y vale la pena llevarlo a casa. Su sabor y aroma es más frutal, con un toque dulce. Indispensable probarlo.

3. Colación. A un par de cuadras de la Plaza de San Francisco, está el local donde podrás ver cómo se hace la colación (dulce típico que en México solía venderse en la temporada navideña). Luis Banda es quien mantiene la tradición familiar y en una paila de más de 100 años aún sigue haciendo la colación. 

4. Tropos. En La Ronda hay un local que encontrarás fácilmente porque tiene muchos coloridos trompos colgados por todas partes. Entra y verás como un trozo de madera se convierte en este simbólico juguete de la infancia y claro, lleva algunos para regalar. Tú lo eliges, te lo prueban, si te convence su bailar te lo llevas.

5. Sombreros. Nosotros lo conocemos como sombrero de Panamá, pero en realidad es de Ecuador. Están hechos de paja toquilla y los hay de muchos precios, desde 35 USD hasta casi 400 USD. Su calidad y costo depende de lo cerrado de su tejido, entre menos se vea a través de él, más caro y mejor será.

6. Especias. Hay varias tiendas donde podrás comprarlas por el centro, son muy usadas en la cocina típica, aromáticas y sabrosas. 

7. Remedios. A cuadra y media de la Plaza de San Francisco está un pequeño local donde encontrarás a Emma Lagla, hierbera reconocida e incluso buscada por los extranjeros. Tal vez quieras visitarla, contarle de tus dolencias y ella te ofrecerá el remedio adecuado. 

8. Ponchos. Son muy tradicionales y los sábados puedes ir al mercado de Otavalo, que es el lugar indicado para conseguirlos, los hay de un montón de variedades y costos.

9. Rondador. Es lo que yo conocía como zampoña y los puedes encontrar en todas las tiendas de artesanías. No creo que todas sean buenas para ser tocadas y crear buen sonido, pero son bonitas y un símbolo de Ecuador.

10. Muñequitos. Están hechos con tela y su cabello es de estambre. Son lindos y llevan ropas tradicionales. Son un gran recuerdo y no son caros.


LEER MAS

11 nov. 2015

8 lugares que debes visitar en Quito

Quito, Ecuador


Quito es una ciudad capital con aires de provincia, con un encanto único que atrae y encanta. Es por ello que por tercer año consecutivo ha sido reconocida con varios galardones WTA (World Travel Awards). 

La capital de Ecuador se recorre con calma para saborearla de principio a fin. Tiene museos, mercados, templo, plazas y jardines que amarás. Hoy te sugiero 10 lugares que no te puedes perder al visitar Quito.

1. Centro Histórico. Se dice que es el Centro Histórico más grande y mejor conservado de América y ese es motivo suficiente para recorrerlo lo mejor posible. Encontrarás un panorama lleno de edificios interesantes, pero además hay gente que le da un valor único, como el que vende las flores, el local donde se preparan y venden las colaciones, la panadería y por supuesto que las hierberas. 

2. Iglesia de la Compañía de Jesús. Está en el corazón del Centro Histórico y se trata de una simplemente espectacular. Entras y te deja con la boca abierta de tanta belleza. De estilo barroco del Quito colonial, este templo es parte del conjunto arquitectónico monumental jesuita.

3. Museo Casa del Alabado. A media cuadra de la plaza de San Francisco está este museo que muestra arte precolombino. El acervo es de admirarse, aunque lamentablemente no hay mucha información de las piezas. La museografía es muy buena y el lugar está impecable de principio a fin. Aprovecha para entrar a su tienda, que tiene artesanías, chocolate y café a buen precio, y también puedes tomar un café en su patio central.

4. Mercados. Hay varios mercados en la ciudad, así que aprovecha para ir a alguno y conocer a través de sus frutos, vegetales y demás alimentos, algo más del país. Atrevete a probar todo aquello que te sea extraño y descubrirás los sabores de Ecuador. Yo fui al mercado La Ofelia, pero me cuentan que el Iñaquito también es gran opción.

5. Capilla del Hombre. Un templo en honor a la humanidad creado por el artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín. Por desgracia Guayasamín no lo vio concluido, pues falleció en 1999 y la Capilla del Hombre fue abierta en 2012. Ahí ecnontrarás muchas del artista que fueron creadas como tributo al hombre.

6. Museo, plaza e Iglesia de San Francisco. También en pleno Centro Histórico, está la muy grande Plaza de San Francisco y a un costado se encuentra la Iglesia de San Francisco y el museo del mismo nombre. Se hace necesario visitar los tres lugares por su gran importancia histórica y su belleza.

7. La Ronda. Uno de los barrios más tradicionales de la ciudad, que fue rehabilitado y lo dejaron precioso. Es un paseo adorable para una tarde y ahí puedes comer, tomar un café, comprar y disfrutar de un ambiente muy agradable. Cuando vaya busca dos tiendas que amé: de sombreros y de trompos, 

8. Ciudad Mitad del Mundo y Museo Intiñán. Un must de Quito, porque todos quieren conocer dónde está la latitud 0-0'-0". Te tomará unos 40 minutos llegar hasta allá desde el centro de Quito. Para comprender mejor el tema, creeme que es indispensable que vayas también al Museo Intiñán, que está a unos minutos del Monumento de Ciudad Mitad del Mundo.

Quito, Ecuador

LEER MAS

10 nov. 2015

Paseo gastronómico por Quito

Restaurante El Crater

Una gran forma de comprender el lugar que se visita es a través de su comida y les puedo contar que el recorrido gastronómico que hice por Quito (Ecuador) y sus alrededores me mostró alimentos similares a los que tenemos en México, pero con sabores distintos; platillos muy parecidos con nombres diferentes y algunos otros totalmente nuevos para mí.

Encontré en Quito que su comida es sencilla, preparada sin abundancia de ingredientes, fresca y también muy sabrosa.

Según me contaron, en Ecuador la gastronomía varía de acuerdo a la región que visites del país; como yo sólo estuve en Quito, es de esa zona que les puedo contar. Es común que sirvan arroz, huevos fritos, ensaladas, asados y papas, entre otros; pero lo que más llamó mi atención es que a casi todo le ponen el llamado “tostado”, que es maíz tostado, además del “canguil” que son lo que conocemos en México como palomitas de maíz. Estos dos últimos no pueden faltar en la mesa.

Durante mi visita a Quito probé los platillos más típicos, como el locro de papa (sopa de papa), el ceviche de chochos, la fritada (algo como las carnitas), los pristiños (parecidos a los buñuelos), los higos y varios más.

Mi paseo culinario por Quito incluyó la visita a varios restaurantes, como el del Hotel Plaza Grande, donde probé una deliciosa corvina, ceviche y el muy popular helado de paila. Además, ahí tuve la oportunidad de ver cómo preparan este postre típico, para el que se requiere un cazo grande que ponen sobre hielo y luego baten con fuerza los ingredientes hasta lograr el rico helado. 

Hotel Casa Grande, Quito.
El muy popular helado de paila.

También tuve una fantástica experiencia gastronómica en el restaurante "Cedrón" del Hotel Casa Gangotena, con un menú degustación increíble, donde el pez espada, el ceviche de pargo, los langostinos y los postres a base de chocolate fueron mis favoritos. Ahí me animé a probar los rollito relleno de llama, proteína que nunca había comido y me pareció muy buena. Es un gran lugar para comer a cualquier hora del día, definitivamente mi preferido en Quito, porque además ahí tuve la oportunidad de desayunar varios días y tanto servicio como platillos, son siempre al punto ideal.

Cuando estuve en Ciudad Mitad del Mundo visité en el restaurante El Cráter, que tiene una hermosa vista y ahí probé tres de los platillos típicos: locro de papá, fritada e higos con queso. Un muy buen lugar para comer cuando se va a la Latitud 0-0'-0", qué es el must de Quito

Y si se desea tener un rato muy a gusto, buena comida, música y baile quiteño, entonces les recomiendo el restaurante La Choza, donde por las noches hay un grupo de danza; así mientras cenas, conoces un poco más las tradiciones y cultura de ese país. Ahí comí los pristiños, que son muy parecidos a lo que en México conocemos como buñuelos.

Por otra parte, luego de hacer el paseo en el Tren de la Libertad llegué a comer a Cabañas del Lago, donde con una linda vista del lago y en un ambiente acogedor, probé el platillo del que no entendí nada de su nombre “Ceviche de chochos con tostado, chifles y caguil”; traducción: los chochos son como frijolitos, los chifles son plátano maduro tostado y el caguil son las palomitas.

Definitivamente, un gran viaje siempre debe incluir un buen paseo gastronómico que permita descubrir sabores y aromas, y mi visita a Quito cumplió con eso y me dejó un muy buen sabor de boca.

Cabañas el Lago, Ecuador
Ceviche de chochos.

LEER MAS

9 nov. 2015

Festival Vida y Muerte para niños

Taller de Calaveritas

Los mexicanos siempre nos burlamos de la muerte pero no le perdemos el respeto y muestra de ello es que pese a tantas risas que nos provocan las tradicionales calaveritas, a la rica comilona que nos aventamos y a las bromas que solemos hacer el 2 de noviembre, seguimos manteniendo la tradición del Día de Muertos y una buena forma de acercar a nuestros niños y niñas a esta maravillosa fiesta mexicana es precisamente el Festival Vida y Muerte que año tras año se realiza en el parque Xcaret en la Riviera Maya.

Si bien se presentan algunos espectáculos más propios para el entendimiento de los adultos, hay muchos otros que son la delicia de los niños, además de que hay actividades planeadas especialmente para ellos y por supuesto que no faltan las ricas golosinas.


¿Pero qué puedes hacer en el Festival Vida y Muerte con niños? Un montón de cosas!! Primero que nada, hay que vestirse para la ocasión y fue así como pude ver muchos pequeñines con atuendos de Catrina o Catrín, pero sí no tienes el vestuario no te preocupes, porque llegando al parque podrán pintar sus caritas en los módulos correspondientes, donde hay espejos y la pintura blanco y negro para el rostro.

Al llegar a Xcaret infórmate en el módulo de actividades para niños sobre los talleres y espectáculos, e inscribe a tus hijos porque los lugares se acaban. Este año hubo Taller de Calaveritas de Amaranto, pero cada edición es diferente.

También pueden asistir a los espectáculos de títeres y otras representaciones artísticas. Si tienes dudas sobre cuáles son más divertidas para los niños, puedes preguntar al personal del parque y verás que cualquiera te orientará con mucho gusto.

Y finalmente, no olvides consentir su paladar, con palomitas de maíz, algodón de azúcar, churros y muchas otras delicias muy mexicanas.

No olvides que el parque también cuenta con muchas actividades, las que podrás practivar durante la mañana y así dedicas la tarde completa a lo que el festival ofrece. Y no olvides ir por la noche a México Espectácular.

Sin lugar a dudas, fue para mí una gran alegría ver a tantas familias disfrutando del Festival Vida y Muerte en este 2015 y te sugiero que no pierdas la oportunidad de vivirlo con tus hijos en su próxima edición que tendrá lugar de los últimos días de octubre al 2 de noviembre de 2016, que es el Día de Muertos.

Más información: www.festivaldevidaymuerte.com

LEER MAS

6 nov. 2015

Xcaret, cuando la muerte tiene vida

Parque Xcaret


En 2011 conocí el Festival Vida y Muerte, pero lamentablemente ese año el evento fue acortado debido a un huracán que pasó por la Península de Yucatán precisamente a finales de octubre. Aunque fue un festival cortito, de tan sólo dos días, eso fue suficiente para dejarme las ganas de volver. Los años pasan y es hasta este 2015 que por fin se me hizo regresar para vivirlo a lo grande y finalmente dejarme con ganas de ver más, así que por allá nos veremos seguramente en un futuro.

LEER MAS

2 nov. 2015

Visitando Fredericksburg y Boerne

Texas Hill Country


No tenía la mínima idea de la influencia alemana que hay en algunas regiones de Texas, la que es muy marcada en Fredericksburg y Boerne, localidades cercanas a San Antonio que son parte del llamado Texas Hill Country y que vale mucho la pena visitar.

Una visita a Fredericksburg y Boerne se hace necesaria para sacar más provecho a ese viaje que tienes planeado a San Antonio para el shopping; quédate un par de días más, renta un auto y visita los alrededores.

LEER MAS

30 oct. 2015

Dónde comer delicioso en San Antonio

Restaurante en San Antonio


Vaya sorpresa me llevé con la comida en San Antonio, Texas. Resulta que además de ser un gran destino para el shopping también tiene varios lugares para comer muy rico. Desde la cocina local hasta la que es con propuesta sudámericana; y seguramente me falta mucho por explorar en este sentido, pero aquí les cuento de los lugares donde comí durante mi visita hace apenas unas cuantas semanas. 


Ocho. Está en el Hotel Havana, donde de verdad me encantaría pasar alguna estancia porque se ve acogedor y con aires, como su nombre lo dice, muy cubanos. Ocho tiene un ambiente fresco, latino y con colores vintage, pero lo mejor es su comida. Yo opté por el sándwich cubano, que si no eres de mucho comer te recomiendo que lo compartas porque es grande. Pero lo mejor de esa mañana fue el Banana Bread, que por mucho es el mejor pan de plátano que he probado en mi vida. Con frutos y mantequilla de cacahuate encima, es sencillamente un manjar que podría comer todos los días con singular alegría. El aromático capuccino fue el complemento ideal esa mañana. 

Restaurante en San Antonio
Banana Bread, el mejor!

The Bistro. El deleite al paladar en Fredericksburg fue en este restaurante donde los vinos locales y producidos por ellos mismos, son la estrella. De verdad fui gratamente sorprendida por su calidad, y qué decir de los quesos y carnes frías. Vale la pena comentarles que la cocina de este sitio tiene como prioridad el uso de los insumos locales, lo que le da una evidente frescura y originalidad. La lasagna de pollo que comí fue entrañable al igual que su maridaje Doo Zwa Zo (Chenin Blanc/Ugni Blanc). 

Feast. Donde el brunch dominical es muy popular y la comida se acompaña con mimosas y música de DJ. Te cuento además que sus Bloodye Marie son excelsos (te lo digo por si acaso la cruda realidad te haga necesitarlo). Yo elegí el platillo llamada Eggs in Hell, que si bien era bueno creo que era mucho mejor S. A. Breakfast, que también probé; y curiosamente no soy fan de los macarrones con queso pero los de Feast son realmente sobresalientes, con un poco de picor de jalapeño que los hace únicos. Si el antojo es de algo dulce, los Blueberry Pancakes son deliciosos. 

Whiskey Cake. Este lugar se encuentra en The Shops at La Cantera y tiene un concepto muy singular, pues se especializan en usar materiales reciclados en la decoración y en otros detalles, como los porta vasos que son cuadritos de simple cartón, tan sólo por darte un ejemplo. Además, en una pizarra escriben los platillos del día y el origen de sus ingredientes, que son también prioritariamente locales o de las cercanías. Ofrecen una bebida a base de pepino que es tremendamente deliciosa y refrescante, pero no supe su nombre; sin embargo, pude ver que es muy popular. Los tomates verdes fritos (platillo tradicional de la zona) es algo que debes probar, mientras que los sándwiches y las sopa de papa de esa noche fue también buenísima. Las porciones son grandes, así que podrían ser para compartir. Y finalmente, lo que no puedes dejar de comer es el Whiskey Bread, que es un gozo total… una explosión de chocolate, bourbon inglés, nueces y crema que te fascinará. 

Restaurante en Fredericksburg
Vino y quesos en The Bistro.

LEER MAS

28 oct. 2015

Noche escalofriante en un hotel

hotel de miedo

Esto que les cuento lo viví hace bastante tiempo y por alguna razón, cada Halloween se me olvidaba escribir el post. Aquí les va mi experiencia de una noche que no fue ni en octubre siquiera, pero que me hizo pasar el mayor miedo en mi vida, aunque ahora lo recuerdo con muchas risas. 

Era un roadtrip por el sur de México (no mencionaré ciudad ni nombre del hotel por si acaso aún existe). En el auto íbamos 5 personas, dos parejas y yo que para entonces era una simple forever alone.

La lluvia nos acompañó por mucho rato en una carretera que estaba en muy malas condiciones y decidimos que buscaríamos un lugar para pasar la noche. Preguntando llegamos hasta un hotel que había sido una hacienda.

Pronto nos recibió un joven y nos dijo que sí tenía habitaciones disponibles. Otro joven bajó las maletas y las llevaría por nosotros mientras el anfitrión nos mostraba el lugar.

Nos guió hasta una enorme sala, luego un comedor y más allá una sala de juegos, todo con muebles viejos que aún guardaban un buen estado. Mientras caminaba iba encendiendo y apagando luces, así que cuando pasábamos de una cuarto al otro, el anterior se quedaba en penumbras y mejor no voltear. 

Salimos al patio, la lluvia seguía pegando fuerte y a lo lejos se veía una capilla; con gran orgullo el joven nos llevó hasta allá para que viéramos “los tesoros” del lugar. Entramos, era una gran colección de arte sacro y para entonces yo no estaba del todo cómoda, pero me apenaba un poco hacer evidente mi miedo.

Regresamos andando, se trataba de una enorme hacienda con todas las puertas hacia el patio central, ahí me di cuenta que el hotel tenía mucho más que tres habitaciones disponibles. 

Caminamos por el pasillo hasta llegar a tres entradas, entonces el joven nos dijo a cada cual en su turno “esta es su habitación”; la primera tenía una cama matrimonial y la tercera, dos camas individuales. La de en medio era la mía y apenas la vi, un extraño escalofrío recorrió mi espalda porque era una cama tamaño queen, de latón y vestida de blanco por completo, incluso un velo la cubría desde lo alto. 

Luego fuimos a comer-cenar y las horas pasaron. Cuando llegó la hora de dormir yo estaba mucho más relajada, pero recién cerré la puerta de mi habitación comenzó la peor noche de miedo en un hotel de mi VIDA!

Observé la habitación y había un gran ropero de madera, un baúl, un mueble y dos mesitas de noche, las paredes eran blancas al igual que la cama que estaba en el centro. Caminé un poco, tomé mi maleta y la coloqué sobre el baúl para sacar mi pijama. Vi en el muro del fondo la vieja puerta de madera hacia el baño y algunos cuadros: un Cristo en la cruz y al lado, la Virgen con Cristo ensangrentado en los brazos. 

Entré al baño, encendí la luz, apenas me di vuelta, se apagó… pinche susto!!! Todo tiene una explicación y el encendedor era muy sensible, así que había que apretar muy bien, pero decidí mejor hacer todo… TODO, sin despegar un dedo de ahí. 

Salí del baño y obvio, la puerta hacía todo el ruido raro imaginable; entonces vi que en la mesita de noche había dos velas y una cajita de cerillos “Chin, se va la luz!”, fue lo primero que pensé.

Lo mejor sería dormirme lo más pronto posible. Recorrí el velo hacia una esquina porque me hacía sentir mal, mal!! Y subí a la cama… vaya rechinidos ante el más mínimo de mis movimientos.

Afuera, la lluvia se intensificó y con ella, los rayos y relámpagos comenzaron, los que lograba ver por el tragaluz del techo y las rendijas de la vieja puerta de madera.

Apagué la luz y una gota comenzó a caer sobre el tragaluz: “toc… toc… toc… toc…”; unos segundos después, un sancudo “bzzzz…. bzzz…” Encendí la luz y muy decidida iba para afuera, pero eché un ojo por una de las rendijas y créanme que el panorama, con la capilla y un pozo a lo lejos entre lluvia, rayos y relámpagos, no eran de lo más alentador. 

Sin televisión, con tormenta y mucho miedo, un libro fue mi compañía quesque para que me ganara el sueño, el que nunca llegó.

Pasaron las horas, vi parar la lluvia, salir el Sol, me metí a bañar y dejé la habitación lo más pronto posible. Cuando los demás salieron yo estaba más que lista para partir. Obvio, fui la comidilla del resto del viaje por miedosa y ahora créanme que me da mucha risa recordarlo pero en aquél momento no fue para nada agradable.

Luego, la gente de la zona nos contó que en ese hotel pasaba de todo y que muchos salían muy asustados de ahí. Sinceramente yo no vi nada extraño y soy conciente de que todo fue más sugestión que otra cosa, aunque curiosamente en un momento alguien comentó "en el cuarto de la cama de latón? Ah, si quien sabe quién se murió ahí!". Santa Madre!! Haberlo sabido antes duermo bajo la lluvia.
LEER MAS
Con la tecnología de Blogger.