lunes, 5 de enero de 2015

Mi carta a los Reyes Magos

Dubai en mis sueños
Soñando con visitar Dubai.

Hace tantos años que no escribo una carta para los Reyes Magos con mis propias peticiones que hasta creo haber perdido la práctica; sin embargo, esta mañana (3 de enero de 2012) he tenido las ganas de retomar la costumbre y es el momento indicado para comenzar. 

Hay tantas cosas que podría pedirles a estos Reyes que no sé si son de Oriente o de España, pero igual espero que sea cual sea su origen sigan entregando regalos cada 6 de enero. Entonces, yo más allá que un Ferrari, un avión particular, un viaje a Dubai hospedándome en el Burj al Arab y una casa en Bora Bora, quisiera pedir cosas más simples pero que quizá sean igual de imposibles que las mencionadas. Me dejo de  explicaciones y mejor comienzo con mi carta.

Queridos Reyes Magos: 

En 2014, al igual que en 2012 y 2013 (es la misma carta y las cosas no cambian) me porté muy bien y muy mal, según la ocasión lo haya requerido, y es por eso que me siento en condiciones y con el derecho de pedirles algunos regalitos con los que me harían muy feliz en 2015.

Quisiera que todos los hoteles y aeropuertos del mundo tuvieran wifi gratis, que ya no existan esas espantosas tarifas por usar la conexión a internet que a veces cuestan más que un desayuno en restaurante de lujo. Hagan saber a los hoteleros que precisamente en si tienen o no wifi gratuito, está seguramente la decisión final del huésped entre hospedarse o no en su hotel. Expliquen a los administradores de los aeropuertos que los viajeros seguramente no llevamos un número de celular del país que visitamos, por lo tanto no sirve de nada que nos regalen 15 minutos de internet si debemos recibir una clave a un celular para podernos conectar. 

Me encantan los niños y más los que son viajeritos, pero no por eso tolero que estén golpeando mi asiento por atrás durante horas en un viaje; por eso quiero pedirles padres responsables que eduquen a sus hijos para que éstos respeten a los demás viajeros. 

Por favor, no más cobros injustificados y extraños, como es la cuota por usar cámara fotográfica en un museo. No se ponen a pensar en lo que gastan en los comprobantes de ese pago y que muchos dejan de tomar fotos que servirían para promoción del lugar. Además es un fastidio para el visitante que en cada sala revisen o soliciten el comprobante, nos sentimos más que vigilados, acosados! 

Meseros y personal de recepción no sudorosos, no gripientos, con manos extremadamente limpias y uñas cortadas, peinados, limpios, sonrientes, atentos y ya con eso por el momento.

Que los hoteleros aprendan a definir sus paquetes y promociones, no más letras chiquitas y que entiendan por ejemplo que “el paquete lunamielero” debe incluir desayuno a la habitación a la hora que el huésped lo requiera (así sean las 4 de la tarde). 

Regulación para que se publiquen tarifas netas y así no nos sigamos emocionando con anuncios de “600 USD vuelo a Europa”, y en las letras microscópicas advierten que los impuestos son de más de mil dólares; o bien, “vuelos nacionales a 200 pesos”, y cuando entras a su web a buscar tu vuelo encuentras que los impuestos son de 1,500 pesos, o nunca alcanzas de los boletos en promoción así los solicites 15 minutos después de que salió la promoción. Y qué decir de la tontería nueva de pagar por elegir asientoen el avión! Qué es eso, por favor!!!

En fin, Reyes Magos ahora veo que este año sí me excedí con mis peticiones y tal vez preferirían darme la casa en Bora Bora, pero nada pierdo con soñar que mis regalos llegarán en algún momento del 2015.. 

¡Feliz Año Nuevo a todos! 

P.D. Aprovecha el espacio y agrega tu petición en comentarios.