miércoles, 20 de noviembre de 2013

Mi equipo al viajar como blogger



Hace un año mi colega El Pachinko en su post El equipo del bloguero de viajes me lanzó un meme que brincó el Atlántico y llegó puntual hasta mí para que cuente el equipo del que me hago acompañar durante mis viajes y que me ayuda a realizar esta labor como bloguera. 

Como les ha pasado a todos seguramente, los avances tecnológicos han liberado espacio en mi maleta y ahora no debo cargar tanto como en mis inicios, que fueron apenas hace poco más de tres años; entonces llevaba la cámara, el celular, lap top, cargadores, cables y todo esto era en tamaños nada compactos, pero afortunadamente ahora todo cabe en mi bolsa sin complicaciones.

Para captar imágenes siempre llevo dos cámaras Nikon, podría ir con sólo una pero estaría intranquila, pues me gusta prevenir y pienso en “si se daña la memoria o la pila”, “si pierdo el cargador”, en fin. Entonces tengo la maravillosa cámara Nikon 1 J3, con la que estoy fascinada, además de una Nikon COOLPIX

Para escribir antes llevaba la lap top, que luego cambié por una mini lap top, después por una tableta y desde hace un tiempo compañera es la iPad mini. La realidad es que durante los viajes publico pocos post, ya que prefiero narrar todo a mi regreso, pero lo que sí hago es comenzar algunos artículos, tomar notas y escribir ideas. Obviamente, la tablet también me permite recibir y responder mis correos electrónicos, además de mantenerme en contacto con amigos y familia. 

Algo que también es muy importante para mí es mantener actualizadas mis Redes Sociales (Twitter, Facebook, Instagram, Pinterest, Keek, Google+) y para ello me sirve fantástico el iPhone y la misma iPad.. Otra cosa que jamás dejo es mi libreta y pluma. 

¿Cómo me conecto? Cuando ando en México (mi país) tengo el servicio de datos que me cubre el territorio nacional. Antes, al viajar a Norteamérica contrataba un servicio por varios días que no me parecía nada caro, pues era de unos 35 USD por 5 días en promedio; pero si el viaje era a Sudamérica o Europa, entonces el precio sería de unos 80 USD por día. Ahora no contrato nada y prefiero apañarme con el wifi que voy encontrando en mi camino. Esto no me parece tan mal, ya que a sabiendas de que no traigo datos me relajo, disfruto del viaje, tomo fotos y notas, y regularmente subo comentarios y fotos por las mañanas y las noches desde el hotel o cualquier otro sitio con wifi.

Nota: Cómo habrán notado, todo lo llevo de colores vivos (rojo de preferencia) y eso se debe a que le aplico el Feng Shui.

Ahora sólo me resta esperar a conocer la experiencia que en este sentido nos compartirán Manuel de 3viajesaldia, José Ramón de Viajes, Rock y Fotos, Pak Muñoz y Sele, todos ellos colegas viajeros.