jueves, 14 de junio de 2012

Mi Nueva Escocia anhelada

Public Gardens, Halifax, Nova Scotia

Hace algunos años vi en TV un programa sobre Nova Scotia, desde ese día entroóen mi lista de “yo quiero ir”, y fue hasta apenas hace unas semanas que por fin pude llegar a esa Nueva Escocia anhelada por tanto tiempo. 

Nueva Escocia (Nova Scotia) es una de las 10 provincias de Canadá, y su capital es Halifax, ciudad a la que arribé luego de muchas horas de vuelo desde Whitehorse, Yukon, donde asistí a GoMedia 2012

Fueron cinco días de disfrutar de Nova Scotia y los verdes jardines de Halifax, caminar por su Waterfront, visitar sus Farmers Markets, admirar George Island, escuchar sus historias del Titanic, conocer su vida nocturna y simplemente disfrutar de este bello destino del que tengo mucho que contarles. 

Y también hubo tiempo para visitar sus hermosos viñedos, aunque confieso que su vino local no me convención; y andar por lugares como Wolfville, Mahone Bay, Peggy’s Cove y el que terminó siendo mi favorito en este recorrido, Lunenburg

Si bien, sabía de la buena gastronomía de la región, hoy puedo asegurar que esa es una gran realidad y confirmo la calidad de sus restaurantes, chefs y en general toda la propuesta culinaria que está tan bien cuidada que siendo Canadá un país tan green, ofrece sus platillos con productos orgánicos y promueve fuertemente la corriente slow food

Para llegar a Nueva Escocia desde México, tenemos la posibilidad de volar directo a Toronto y de ahí a Halifax, con Air Canada. Otra opción es volar hasta Montreal, como hice yo. 

También me contaron que es fabuloso el recorrido por carretera desde Quebec hasta Halifax; claro que éste hay que hacerlo con tiempo y varias paradas para poderlo disfrutar. El trayecto es de unos mil kilómetros, lo que sin parar, te llevaría unas 12 horas en auto para llegar hasta la capital de Nova Scotia

En fin, el maple y la frescura de Canadá aún la traigo pegadita, así que aprovecharé para escribir muchos sobre ese país en estos días.