lunes, 18 de junio de 2012

Las historias detrás de #100MilTrip

Holbox, Quintana Roo. México.

Una mañana de abril salí a hacer mi caminata matutina (sí, aunque no lo crean, camino casi todos los días media hora por salud), y hacía planes de cómo presentar la propuesta a alguna empresa o destino para lograr el patrocinio de mi #100MilTrip, un viaje que me permita festejar en grande el logro de los 100 mil seguidores en Twitter, pero en seguida pensé lo egoísta que eso sonaba y que me gusta viajar acompañada por mis seres queridos y amigos; además, considero que ese logro lo tendré gracias precisamente a “lo seguidores”; entonces la dinámica #100MilTrip, todos viajamos comenzó a tomar forma y luego, ustedes ya saben lo que pasó: conseguir los regalos, difundir, recibir frases, elegir, premiar, etcétera… 

Cuando concebí la idea jamás imaginé lo que sería en realidad, pues pensé que podría conseguir unos 10 regalos y recibir tal vez 100 frases; sin embargo, tuvimos más de 100 regalos y se recibieron más de 400 correos electrónicos, y por supuesto, que tampoco sabía que sería “un trabajal” tremendo, pero todo salió muy bien y pronto los ganadores estarán disfrutando de sus regalos. 

Me cansé, estresé y llegué a sentirme presionada, todo eso quedó atrás. Lo que me queda para siempre son las historias que han llegado a mí a través de esta dinámica. Como la de una chica que luego de recibir el mail avisando que había obtenido uno de los primeros lugares, me contacta para decirme que debido a una fuerte depresión tuvo que cerrar sus cuenta de redes sociales, por lo tanto ya no seguía a ninguno de los patrocinadores; en unos segundo ya estaba yo contagiada de su situación y no le di un obsequio pero sí las mejores palabras de aliento que encontré en ese momento. La historia de una chica que llevará a su padre que es muy mayor a conocer su destino anhelado. 

Así también, un hombre que me escribe y me dice gracias porque con el regalo se dará una escapada con su esposa luego de un tiempo de crisis económica en el hogar y esto les permitirá relajarse y alejarse un poco de lo problemas vividos. Una mujer que aprovechará para sorprender a su marido con una segunda luna de miel que será su regalo de aniversario, o la chica que podrá tener una breve luna de miel luego de su boda por el civil. Todo esto, por los regalos obtenidos. 

Con esto, puedo deducir que los patrocinadores de #100MilTrip me ayudaron no a regalar estancias, cenas, tratamientos de spa, tours y obsequios, me permitieron dar mucho más que eso, convivencia, reencuentros, experiencias y aunque breves, todos seguramente serán momentos que disfrutarán los ganadores y me encantará saber de ellos, porque creo firmemente que lo importante de dar es las buenas vibras y sensaciones que se generan con eso, por ello, puedo decir que hoy estoy feliz de haber colaborado un poco con esta idea.