Casa Sandra, hamaca y mojitos | Tips de Viajero. Blog de viajes en familia.

23 may. 2012

Casa Sandra, hamaca y mojitos


Nos recibieron en Casa Sandra con una refrescante y deliciosa bebida de pepino, yerbabuena y limón (me robo la receta!) y a partir de ahí comenzamos a disfrutar de este hotel boutique de Holbox que me trasladó a la vieja Cuba: una casona con su terraza a la entrada, el calor, las sillas con una mesita, la mujer abanicando y el hombre fumando habano. 

Casa Sandra se encuentra a unos 5 minutos de caminada del centro de Holbox (Quintana Roo, México). Su bello ambiente te envuelve desde la llegada y sus hermosas habitaciones son dignas de admirarse, pues tienen un enorme baño, la decoración está creada con gran detalle, una extensa variedad de amenidades y lo qué más amé, una hamaca en el balcón. 

Luego de instalarnos, pasamos a la alberca, un chapuzón y tenía qué llegar lo obligado: un mojito preparado con yerbabuena recién cortada…mmmm!!! Todo perfecto hasta ahí. 

Lamentablemente el hotel vivió una contingencia y nos quedamos sin agua por muchas, muchas horas. Esto es de entenderse dadas las circunstancias de la isla, donde es difícil conseguir quien haga una reparación y luego de eso, que consiga los insumos para realizar el trabajo. Hay que recordar que Holbox se encuentra a más de 2 horas y media de Cancún, que es la ciudad grande más cercana. En fin, esto lo puedo comprender y no me molesta, pero sí debo referir que el hotel no tuvo la atención debida con los huéspedes para abastecernos de un poco de líquido para las necesidades esenciales. 

Luego de eso, todo regreso a la felicidad. Un desayuno riquísimo con pan de plátano recién horneado. Un restaurante precioso, cómodo y bien atendido para deleitar a los huéspedes. 

Al final de la estancia hubo otro tropiezo que me dejó muy decepcionada. Una noche antes de partir preguntamos si era posible que nos prepararan algún sándwich en ese momento y dejárnoslo en algún lugar para tomarlo nosotras por la mañana, ya que nuestra partida sería a las 6:30 am y el trayecto hasta Cancún, cómo ya lo mencioné, es de más de 2 horas y media. Nos aseguraron que nos prepararían un luch para el camino en la mañana. Yo insistí en que lo hicieran desde la noche, pero en el hotel aseguraron que lo tendrían a la hora prometida. ¿Algo más que les podamos tener por la mañana?, preguntaron, y en nuestro momento de abusivas atinamos a pedir un poco de café. Llegó el día siguiente y…nada!! Se olvidaron totalmente de lo prometido la noche anterior. Ni modo!!


Acerca de Tips de Viajero

Mamá, amiga, hermana, mexicana, blogger de viajes. Viajo y comparto en mi blog, redes sociales y ahora también en video, mis experiencias de viaje en familia.

También te puede interesar

Con la tecnología de Blogger.