lunes, 16 de enero de 2012

Cholula, su pirámide, templos y cine


Mucha gente va a Cholula de paseo cuando visita Puebla (capital del estado de Puebla, México), tan solo por conocer su pirámide que es la más grande del mundo en base, pues mide 450 metros por lado; pero es un lugar que ofrece mucho más que eso y es un delicioso destino para pasar más que una tarde.

En realidad Cholula no es una ciudad, sino dos: San Pedro Cholula y San Andrés Cholula, que se encuentran pegadas y es difícil reconocer si estás en territorio de una o de otra, porque incluso se repiten los nombres de las calles. Definitivamente, aunque quieran promoverlo en conjunto, deben hacer algo para que la gente sepa en cuál está. 

Además de la zona arqueológica, de la que les contaré en un post por separado, me encontré con un lugar bonito y disfrutable, donde puedes salir por la tarde a tomar una copa o un café, pasear por sus tranquilas calles y apreciar sus bien iluminados templos y portales.

En San Pedro Cholula puedes caminar en el centro y recorrer su Zócalo, que es uno de los más grandes del país y donde en su centro acaban de acondicionar el interior del kiosco como un agradable espacio para exposiciones; luego te sugiero tomar algo en los portales, en Enamorada, y pregunta ahí por el paso de la producción de la película de Emilio el “Indio” Fernández de donde toma el nombre este restaurante bar y que tuvo como protagonista a la diva del cine mexicano María Félix y al inolvidable Pedro Armendáriz allá por 1946, además sigue el recorrido que ella hizo hasta el balcón que se encuentra del otro lado del zócalo desde donde se asomó en una de las escenas; hoy ese lugar es un museo y lo puedes visitar.

Sigue caminando y conoce la Parroquia de San Pedro, la capilla real de naturales y el convento de San Gabriel, sin olvidar el obligado paso por el mercado, donde siempre se encuentra uno con ricas propuestas gastronómicas y productos de la región.

Aléjate unas cuántas cuadras del centro y visita también el Museo vivo de la sidra, La Barrica, donde se produce la reconocida sidra Copa de Oro, pero de esto también les platicaré en un post aparte.

Si vas en enero alrededor del día 6, podrás probar su riquísima y ya conocida Rosca de Reyes rellena, que fue inventada en la Panificadora Roldan.

Nosotros apenas estuvimos un par de días, pero prometimos regresar porque es un destino que se antoja recorrerlo con calma y conocer más de sus tradiciones e historia.