martes, 13 de diciembre de 2011

Abre tus sentidos y disfruta en Sitio Sagrado


Ya me habían contado de las maravillas que ofrece el spa de Sitio Sagrado y en especial la llamada Gruta de los Sentidos, así que no podía quedarme con las ganas de probarla durante mi estancia en dicho hotel que se encuentra en Tepoztlán, Morelos (México)

Sitio Sagrado tiene un bello spa que invita desde el primer paso en su interior, a olvidarse del mundo real, la rutina y el estrés. Caídas de agua, piedras, tonos claros, aromas y mucha paz son el preámbulo para un delicioso tratamiento que logra abrir tus sentidos. 

La Gruta de los Sentidos inicia en un pequeño espacio circular con lucecitas a manera de estrellas que se mueven lentamente en el techo, mientras música, aromas y vapor preparan tu cuerpo para lo que vendrá. 

Luego un gel de especies y frutos en el cuerpo, una ducha y entramos a las grutas que esperaban con agua en diferentes temperaturas, luz de colores y música. 

Sin pensarlo mucho entro de un tirón hasta la cabeza en el agua helada… y mi corazón comienza a latir fuertemente; paso al agua tibia y después al agua caliente que tiene una temperatura similar a la que se encuentra en el vientre materno. Para entonces ya estaba en otro nivel, otra dimensión y sólo me dediqué a “sentir”. 

Un poco de hieloterapia, sales y balanceos mientras me encontraba en posición fetal en el agua calientita. Tranquilidad y otro paseo por las diversas temperaturas del agua, para luego continuar en el agua templada donde, mientras flotaba, mi cuerpo era movido a forma de masaje, desde pies hasta la cabeza. 

Luego, ya afuera del agua, una exfoliación con sal en todo el cuerpo, aceites, oxígeno, té, bellas imágenes de la naturaleza y el placer de dedicarse a uno mismo. 

Casi dos horas bastaron para olvidarme de todo, dejarme llevar y recorrer la ruta que me hizo abrir los sentidos. Al salir, eres otro por lo menos por el resto del día, en que los sentimientos y el cuerpo se encuentran en otro lugar, se han reacomodado para continuar con mayor vitalidad en esta ruta de la vida.