Degustando tequila: pero cómo no te voy a querer | Tips de Viajero. Blog de viajes en familia.

13 sept. 2011

Degustando tequila: pero cómo no te voy a querer


A varias degustaciones de tequila he tenido la oportunidad de asistir, pero la que viví hace unos días en mi mero Guanajuato en el Restaurante Las Mercedes fue especial y el culpable de eso fue el Maestro Tequilero Raymundo Vázquez, quien con gran humildad y simpatía nos enseñó a disfrutar mejor de nuestra bebida tradicional y además nos compartió algo de su gran conocimiento.

Para comenzar, un cálido recibimiento, ambiente amigable y agradable lugar para enmarcar la experiencia; luego comenzamos con la presentación del Maestro Tequilero Raymundo Vázquez, y aquí vale la pena mencionar que solo hay 5 personas más que ostentan el mismo nivel qué él, así que ya desde ahí el honor de compartir la mesa era bastante.

Maestro Tequilero Raymundo Vázquez
y el Sommelier de
Las Mercedes, Jesús Cárdenas.
Nos contó historias maravillosas que rodean al tequila, por ejemplo ¿saben por qué se le llama caballito al vasito donde se sirve el tequila? Pues se cuenta que en época de los hacendados, éstos acostumbraban salir a caballo a echarle un ojo a sus tierras y colgado al cuello llevaban un trocito de cuerno de toro (el pico ahuecado) de donde tomaban su tequila, cuando llegaban a la cantina pedían que se les sirviera ahí el tequila “pal caballito”, fue así como después se hicieron vasitos con la justa medida que cabía en el cuerno y lo llamaron caballito.

Rayito, como le dicen muchos (incluso ya alguien me lo había mencionado así en twitter), nos contó de su vida, del agave, de la destilación y mucho más. Luego, nos mostró cómo reconocer un buen tequila: debe tener el nombre “tequila”, mencionar que es 100% agave y estar avalado por el Consejo Regulador del Tequila; después de esto, comenzamos la degustación que fue de Tequila Los Abuelos blanco, reposado y añejo.

El primero fue el tequila blanco, lo sirvieron y comenzamos a disfrutar de su aroma, luego agitamos la copa en círculos y ahí está la clave para reconocer si es buen tequila: debe quedar un círculo hasta donde llegó el líquido, después las gotas deben ir bajando de forma uniforme y muy pegaditas.

Continuamos con la probada, en diversas formas, para apreciarlo mejor; luego siguió el añejo y terminamos con el reposado.

Fue una noche en que aprendí a apreciar más al tequila. De verdad que debemos darle a esta bebida el valor que merece, es nuestro, es fabuloso y delicioso, no es justo que lo aprecien más en el extranjero mientras en México se le relacione más con la borrachera que con el disfrute.

¡Viva México y su tequila!




Acerca de Tips de Viajero

Mamá, amiga, hermana, mexicana, blogger de viajes. Viajo y comparto en mi blog, redes sociales y ahora también en video, mis experiencias de viaje en familia.

También te puede interesar

Con la tecnología de Blogger.