viernes, 19 de agosto de 2011

SECTUR, crónica de la información que no ha llegado

Como parte de esta actividad de promoción turística que me he impuesto a mí misma (y se vale resaltar que la hago de corazón y sin recibir ninguna paga por ello), tengo constante contacto con blogueros, promotores y empresarios del sector no sólo en México, sino en otros tantos países; y cuándo en alguna conversación o intercambio de ideas (en persona o por medios electrónicos) llegamos al punto de mencionar estadísticas y datos oficiales, mi participación siempre antepone la frase “yo supongo que…” porque no cuento con información que respalde esas suposiciones.

Entonces, dado que muchos de ellos conocen bien la situación del sector en sus respectivos países y otros más, a principio de este 2011 emprendí la búsqueda de datos que me pudieran dar las bases para conocer mejor el movimiento del turismo en mi país, y ahí comenzó está crónica de la información solicitada a SECTUR que aún no ha llegado.

En enero visité infinidad de sitios e hice llamadas a SECTUR para buscar principalmente información relacionada con: cuántas veces al año viajamos los mexicanos, destinos nacionales e internacionales que preferimos, tipo de hospedaje que más buscamos, actividades que nos gustan más, etc. Al no encontrar nada, escribí a algunas cuentas de correo de SECTUR en busca de ayuda, unos correos se regresaron y de otros no me dieron respuesta. Entonces llamé por teléfono y qué creen, eran vacaciones! Claro, pero sólo a mí se me ocurre llamar en la primera semana del año.

Esperé hasta febrero y pedí el apoyo vía Twitter de nuestra Secretaria de Turismo, la mismísima Gloria Guevara Manzo, quien me dio enseguida el dato de una persona que me daría esa información. Agradecí su respuesta y me di a la tarea de buscar el correo electrónico de Fernando Olivera, le escribí a principios de marzo y pocos días después me respondió pidiéndome más detalles de lo que quería. Le contesté y su respuesta fue que haría la recopilación de la info y me la enviaría.

Abril llegó, pero la información no. Entonces envié un recordatorio a Fernando Olivera, el que fue totalmente ignorado. Llegó junio y le escribí nuevamente vía Twitter a Gloria Guevara diciéndole por DM que nunca me contestaron y que me parecía una vergüenza lo ocurrido: “se vale decir que no se puede, pero no se vale dejar esperando”. A lo que ella aceptó que tenía yo razón y me pidió mi teléfono para que me contactaran, lo que agradecí publicamente. Un par de días después, me llamó Fernando Olivera y me preguntó quién había sido la persona que no me atendió en marzo, y le respondí que fue él. Bromeó y me dijo que ahora sí me atendería, días después me llama una mujer de su parte y me vuelve a preguntar qué es lo que necesitaba, le expliqué lo mismo y así… casi termina agosto y la información aún no ha llegado a mi correo. ¿Será que me la están guardando y me la piensan dar como regalo de Navidad?