martes, 14 de junio de 2011

Real de Minas en San Miguel de Allende


Les cuento que el Hotel Real de Minas, que es toda una tradición no sólo en San Miguel de Allende sino en toda la región del Bajío, lo visité por primera vez hace unos 12 años; mis recuerdos de aquél entonces sobre el servicio e instalaciones son buenas, pero ahora volví y lo encontré renovado casi en su totalidad.

Con más de 200 habitaciones el Hotel Real de Minas de San Miguel de Allende (Guanajuato, México) es el más grande de la ciudad y tiene sus buenas ventajas: un amplio estacionamiento y alberca con el agua deliciosa que se calienta con paneles solares. Ahora (junio 2011), el hotel esta con el 80 por ciento de sus instalaciones ya remodeladas y la amabilidad en su servicio, que siempre agradezco enormemente, sigue intacta.

Novedades hay varias, pues están a punto de estrenar un área con lago artificial y extenso espacio verde para eventos sociales de gran capacidad, además de que se han implementado muy interesantes medidas ecológicas dentro del hotel, que lo hacen aún más atractivo para todos aquellos que amamos el cuidado del medio ambiente; un spa de reciente apertura (del que les contaré muy pronto), internet rapidísimo en todo el hotel y sin costo extra, y como ya lo había mencionado, habitaciones recién remodeladas.

Todas las tarifas incluyen desayuno americano entre semana y un muy completo bufete los fines de semana, que está abierto hasta después del medio día los domingos, lo que es la gloria luego de la segura parranda del sábado.

Pero también sigue ahí la parte clásica del hotel, como son el ruedo que se usa en diversos eventos para realizar charreadas, por ejemplo; y el pozo con la leyenda: “En este solar, el 20 de septiembre de 1810 Don Miguel Hidalgo acampó y tomó agua” y vaya que lo mantienen bien cuidado y es el punto donde todos se quieren tomar la foto del recuerdo.

Así pues, dejé el Hotel Real de Minas con las ganas de volver, pues lo más difícil a la hora de partir fue sacar a mi hija de la alberca.