viernes, 15 de abril de 2011

De Medellín a Cartagena y otras aventuras Paisa

Hoy tengo el enorme gusto de compartir lo que a su vez @athewa ha compartido gustosamente conmigo y los lectores de este blog, un fascinante paso por Colombia.

1. Manizales

Tenía un especial deseo por visitar Colombia, especialmente luego de que mi padre nos contara maravillas de "su tierra", como le gusta llamarla desde la primera vez que fue.

Tomamos un vuelo a Pereira con escala en Panamá, y al bajar del avión nos recibieron algunos amigos "paisanos" de mi papá.

Pereira es la ciudad en la que transcurre gran parte de la historia del libro "Sin Tetas No Hay Paraíso", ubicada unas dos horas al noroeste de Bogotá. Tomamos la autopista a Manizales y para quitarnos el calor nuestros guías nos sugirieron beber "el tesoro nacional", una cerveza Club Colombia bien fría.


Yo pruebo un "cholado", un "raspado" con jarabes de fresa, coco, piña, kiwi, manzana y coco, coronado con un toque de leche condensada y chocolate en polvo.

En nuestra siguiente parada nos detuvimos a probar unos dulces tradicionales de guayaba, envueltos en hojas de maíz que formaban una especie de pequeños tamales.

Desde que llegamos a Pereira notamos que todo era espléndidamente verde, lleno de montañas y Manizales, nuestro primer destino literalmente estaba enclavado en ellas. De hecho, además de contar con los sistemas de transporte habituales (taxis y autobuses), también había un pequeño teleférico que comunicaba algunos puntos altos de la ciudad con la estación de autobuses ubicada en el centro. Decidimos visitar Manizales porque nuestra llegada coincidía con la feria número 55 de este lugar.

Sigue el viaje de @athewa por Colombia AQUI