miércoles, 16 de febrero de 2011

Qué hacer para que el bebé no llore en un vuelo

Como mamá viajera he aprendido algunas cosas sobre cómo pasarla mejor con los hijos durante los trayectos, son tips que he leído o he aprendido sobre la marcha. Mi hija ahora ya es mayorcita pero hoy quiero recordar aquello que apliqué en mis viajes con ella cuando era bebé.

Bien armada antes de subir al avión. Lleva todo lo que consideres necesarios para entretener y calmar a tu bebé. No escatimes y no hagas caso de las críticas, tú conoces mejor que nadie a tu pequeño y confía en tu instinto.

Mantén la calma siempre. Paciencia ante todo porque piensa que si tu bebé llora y tú te angustias, él o ella lo sentirá y llorará más, así que antes de subir al avión toma tus nervocalm, un tecito de tila o un tequila (si no estás amamantando) y disfruta del viaje.


Todos los bebés toman una siesta. Procura vuelos justo a esa hora. Si tu vuelo parte un poquito más tarde del momento de su siesta, distraerlo y déjalo dormir hasta que suba al avión.

Al comprar los boletos. Hay ciertas áreas del avión en donde los asientos tienen más espacio al frente, los llamados bulkhead. Son los que se encuentran luego de los asientos de primera clase o en seguida de una división como la de los baños. Estos lugares te permiten mayor movilidad y por lo tanto más comodidad para ti y tu bebé. Si se trata de un vuelo largo, es muy posible que la aerolínea te pueda ofrecer una cunita. Todo esto lo debes mencionar al momento de la compra y no al llegar al aeropuerto.

Contra los oídos tapados. Mucha de la molestia de los bebés durante un vuelo es al despegue o al aterrizaje, para eso es excelente el chupete, un biberón (ya sea con leche o agua) o amamantarlos. Si tu bebé ya es un poco mayor, puedes optar por una paleta de dulce o bien, pide cuanto antes a la sobrecargo un poco de jugo o agua, y ofrécelo a tu pequeño con un popote angosto, si es posible de los muy finitos que se usan para moverle al café, eso hace que succiones con mayor fuerza. Yo enseñé a mi hija a beber líquidos con popote cuando tenía 5 meses y eso fue de gran ayuda en los vuelos.

Recurre a la homeopatía y las flores de bach. No está de más que recurras a un buen homeópata y le pidas algunas flores de bach para este caso. Recuerdo que a mi me prepararon unas gotas (las puedes llevar sin problema en el avión) que sólo una vez le di a mi beba en un vuelo a Los Angeles.

Sobre todo, enséñalo a viajar. Si se trata de un bebé que nunca sale y de pronto lo llevas en un vuelo, comprénde que seguro se sentira incómodo. Te sugiero salgas con él, realiza viajes cortos, pasea y verás que estará feliz en su primer vuelo.

Por último, una lista de lo imprescindible:
* Juguetes, biberón, chupete
* Sábana y cobija
* Una cambio para el bebé
* Una blusa y suéter para la mamá, extras
* Pañales, toallas húmedas
* Comida del bebé
* Una toalla de mediano tamaño

Si quieres agregar algún tip, hazlo con confianza en comentarios, todas te lo agradeceremos.