lunes, 24 de enero de 2011

Restaurante Portofino, uno de mis favoritos

Pocos son los restaurantes que realmente me gustan en la ciudad de Guanajuato, y uno de ellos es Portofino, además de que esto ya implica un poquito de asunto sentimental pues los conocí recién abrían sus puertas hace ya más de dos años.

Portofino ofrece a sus comensales deliciosas pastas, ensaladas y seguramente las mejores pizzas de la ciudad; aunque punto aparte es el tiramisú, que es una verdadera delicia. Hasta hoy escribo de ellos, y vaya que soy “cliente frecuente”, porque recién se han cambiado de local y para los que vienen de otras ciudades a buscarlos, les cuento que ahora se encuentran en la Calle Corrales Ayala; les explico cómo llegar: en la carretera a Marfil (rumbo al Auditorio del Estado), hay un puente peatonal y Portofino se encuentra muy cerca de ahí.

Todas sus pastas son todas hechas a mano, yo he comido de diversas y todas son deliciosas, pero en especial la lasaña y una que sirven con salmón, son de mis preferidas. Mi hija, siempre pide ensalada y pizza, la que suele compartir con nosotros.

El local donde están ahora, les permite recibir más gente, pero aún así no se dan abasto, porque el pasado sábado fui y siempre hay gente esperando mesa. ¡Bien por ellos! Los propietarios del lugar (italiano y mexicana) son una pareja joven, entusiastas y que a base de mucho trabajo y calidad en la comida y el servicio han logrado darle su fama al lugar.

Si pasas por Guanajuato, bien vale la pena alejarse un poquito del centro e ir a comer a Portifino.

Abren de martes a domingo y cierran a las 7 pm más o menos.