Fin de semana en la Ciudad de México

Cualquier pretexto es bueno para darse una pasadita por el Distrito Federal y aprovechar las virtudes que sólo la Ciudad de los Palacios puede ofrecer, desde sus excelentes servicios de hospedaje, en restaurantes, bares y teatros, hasta las exposiciones y atractivos que son todo un suceso.

El pasado fin de semana, con el pretexto de ver a grandes amigos antes de que el año termine, me dirigí a la gran Ciudad de México y para hospedarme en esta ocasión elegí el muy confortable y bello Hotel Boutique La Casona, del que les contaré más adelante en un post especial, pero además regresé a comer a Fonda La Garufa, fui al teatro, visité el Hotel Melía, eché un vistazo al Hotel Fiesta Americana, ambos en Reforma, y me reencontré con los churros de El Moro.

Dos novedades eran obligas visitar, el renovado Monumento a la Revolución y la exposición México 200 Años, La Patria en Construcción, que se encuentra en Palacio Nacional. Las dos están fantásticas y son todo un orgullo para los mexicanos, pero debo agregar que lástima que las fallas de logística y administración las opacan un poquito, o quizá eso pienso yo porque soy como diría mi madre: “muy fijadita”.

En fin, que de todo esto les estaré platicando de aquí al miércoles, porque el jueves regreso a la Ciudad de México por una fabulosa razón de la que se enterarán muy pronto.