Quinta Real Zacatecas, más que un hotel

Hospedarse en el Hotel Quinta Real Zacatecas es mucho más que tener un buen servicio, atención y maravillosas instalaciones, es adentrarse en un pedacito de historia de la bella capital zacatecana.

Este hotel se encuentra instalado en lo que fuera la Plaza de Toros San Pedro, y data del año 1866. La edificación ha sido tan bien valorada por quienes la adaptaron para hotel que respetaron gran parte de los detalles de la construcción original, así que aún puedes encontrar muros de piedra, arcos y pisos que guardan seguramente alguno que otro secreto de quienes torearon en esa plaza.

Para donde sea que voltees hay algo digno de apreciar, no por nada le han otorgado a Quinta Real Zacatecas varios reconocimientos, como es el caso de nombrarlo el Hotel más Bello de México en versión ciudad en 1999, además del Premio Internacional de Arquitectura en 1989, que fue el año en que se inauguró.

Si eres aficionado a los toros, esta es una experiencia que debes vivir; y si no lo eres, pues date el gusto de conocerlo porque de verdad que vale la pena dormir en alguna de sus suites que son bellas y cuentan con detalles tan agradables como amenidades de Hermes, tina o tina de hidromasaje, aire acondicionado y calefacción, escritorio y mucho más. El gym es fantásticos, porque además de sauna tiene una ducha de hidromasaje; y qué decir del centro de negocios, que está instalado en la parte baja de lo que fuera la plaza de toros, en cada arco hay una pequeña oficina bien acondicionada con clima, escritorio y todos los servicios, pero con el extra de una magnífica vista a lo que fuera el ruedo.

Aún si no te hospedas en este hotel, puedes aprovechar tu visita a Zacatecas para ir a desayunar, comer o cenar en su restaurante La Plaza o visitar su bar Botarel, que es todo un acontecimiento. Pequeñas mesas y cómodos sillones que te permiten disfrutar de una copa mientras admiras la elegancia y belleza arquitectónica del lugar desde lo que fueran los toriles, donde aún se pueden apreciar mensajes escritos a mano en las paredes.