viernes, 9 de julio de 2010

Ciudad de México, divertida y a buen costo

Todos aquellos que viven en las grandes ciudades, lo primero que desean hacer al llegar las vacaciones o los puentes es salir corriendo a las playas o provincia, donde todo es tranquilidad. Pero para los que vivimos en las ciudades pequeñas, ese es el momento ideal para tener acceso a eventos culturales y artísticos, servicios y conocer sitios interesantes que sólo en las grandes ciudades se pueden encontrar.

Algunos amigos y conocidos se sorprenden cuando les mencionamos que iremos a la Ciudad de México, pues son pocos los que la consideran como un lugar para vacacionar; y cuando les doy mis razones para ir, están de acuerdo conmigo:

• En temporada vacacional y puentes no hay tanta gente.

• Visitamos sitios históricos y centros de diversión a muy buen precio, pues las entradas no son caras y muchos lugares son gratis los domingos.

• Hay buenas ofertas de hospedaje para los fines de semana, siempre encuentro un buen hotel por menos de mil pesos la noche.

• Excelentes restaurantes, de los que suele haber muy pocos en provincia.

• Tiendas de renombre (aunque confieso que no suelo ir de compras).

• La red de transporte público llega a todos los atractivos y es muy barata. O si prefieres tomar taxi, tampoco es caro.

• El Centro Histórico es bello de verdad y de unos años para acá lo encuentro cada vez mejor.

¿Inseguridad? Creo que si te mantienes en ciertas zonas y vas con las debidas precauciones (las mismas que en cualquier gran ciudad), todo irá bien.

Nosotros acostumbramos ir por unos días, por lo menos una vez al año y vamos al teatro, a los museos, a comer rico y a disfrutar de la maravillosa Ciudad de México.