martes, 22 de abril de 2014

A mi gran compañera de viaje

viajar con hijos


Se acerca el Día del Niño y me parece el momento ideal para escribir este post, que no tiene mayor propósito que reconocer que mi hija es mi mejor compañera de viaje. Juntas hemos recorrido muchos destinos nacionales e internacionales y así seguiremos.

Tenía poco más de un año cuando la llevé por primera vez de viaje más allá de los pueblos cercanos, y desde entonces no hemos parado. Ya sea en familia o en “viaje de chicas”, pero siempre juntas.

Cómo olvidar los juegos con las olas en Vallarta, Ixtapa, Huatulco, Jamaica, Haití y otras playas; los recorridos por el Centro Histórico de la Ciudad de México, la subida a la Pirámide del Sol y al Tepozteco, la tarde de shopping en Nueva York, su carita a los 4 años cuando Cenicienta le saludó en Disneyland, su expresión al conocer la nieve de Aspen, las tardes de parque en San Diego, las visitas a infinidad de zoológicos, su fascinación al visitar la casa de su pintor favorito Claude Monet, en un pueblo muy cercano a París, y trás esta visita sólo atinó a decir: “Gracias mami, por hacer mi sueño realidad, pero me falta conocer la casa de Vincent Van Gog en Amsterdam”, la gran cantidad de gelati que comimos en Italia, subir caminando a la Torre Eiffel, tomar un crucero, aviones, trenes, hoteles, comidas, aventuras... y mucho, mucho más!!!

Tantos han sido los momentos maravillosos que hemos vivido juntas, en casa y en las vagancias, que no me queda más que agradecerle por ser mi mejor compañera al viajar y por permitirme ser su guía en este viaje llamado vida.

¡Gracias Chimichurri por ser mi hija!