Tres hijos, dos habitaciones de hotel

Tal parece que los paquetes vacacionales desde hace años, se han tomado muy en serio aquel lema que decía “la familia pequeña vive mejor”, y por eso la gran mayoría ofrece viajes para dos adultos y dos niños, los que se adaptan fácilmente cuando se trata de dos adultos y un niño; no así, cuando son dos adultos y tres niños.

Los hoteles de cadena suelen ser muy estrictos con esta medida, por lo tanto no podrán estar en una misma habitación más de 4 personas, entre adultos y niños.

Algunos hoteles, que no son de cadena, tienen también esta norma, pero son más flexibles y hay forma de negociar la estancia del otro pequeño con algún cargo extra, siempre y cuando todos sean menores de 12 años. La situación va cambiando de acuerdo a la ciudad y el hotel, cuando se trata de México y otros países de América Latina, donde es común encontrar las tarifas para dos personas y que permiten la estancia de hasta dos menores de 12 ó 15 años gratis en la misma habitación.

Por lo tanto, si no hay la posibilidad de hospedarse todos juntos, la familia debe tomar dos habitaciones, lo ideal sería que éstas estuvieran comunicadas, para evitar que los niños salgan. Pero si no es así, los padres deberán definir la distribución de la familia. Además que el costo también subirá considerablemente. Otra opción es acudir a hoteles que cuenten con villas, así ganarán espacio extra para la familia numerosa.

Sin embargo, en el extranjero es diferente. Allá las leyes sanitarias y de otras índoles, hacen imposible que el hotel sea flexible, si una habitación está destinada para dos personas, así será y no hay más que alegar. Pero por otro lado, muchos cuentan con habitaciones ya adaptadas para 5 ó 6 personas, así que las familias no se la ven tan difícil para estar juntas.