lunes, 11 de enero de 2010

¿Miedo a volar? Un buen remedio

Hay gente a la que de verdad le causa pánico subirse a un avión. En mi opinión, ese miedo va en función de la edad en que han comenzado a volar y del carácter de la personas, por supuesto. He hecho mis encuestas y ninguno de los que dice temer a los aviones realizó algún viaje por ese medio en su niñez o adolescencia temprana.

La primera vez que viajé en avión tenía unos 17 años, no era una niña, sin embargo desde entonces a la fecha ya no llevo la cuenta de en cuántos aviones me he subido.

Conozco gente que se pone enferma desde días antes de su viaje, he visto algunos otros que ponen cara de tragedia cada vez que hay un poco de turbulencia, y hasta quien saca el rosario durante el vuelo. He intentado ponerme es su zapatos y de verdad que los comprendo, porque seguramente es algo que no pueden controlar. Por eso me puse a investigar y encontré que existen cursos para vencer el miedo a volar, de eso les escribiré en el siguiente post.

Por ahora, quisiera recomendarles un remedio simple, natural, muy efectivo y comprobado por un familiar: las Flores de Bach. Se trata de concentrados de flores silvestres que ayudan al equilibrio psicológico y emocional.

Hoy en día mucha gente los usa por diversos motivos. En lo personal, fueron mi mejor ayuda al padecer la depresión postparto y las he usado también durante el duelo tras la pérdida de algunos seres queridos.

Hace algunos años, pregunté a la especialista con la que acudo regularmente si había Flores de Bach para gente que teme a volar y me preparó unas; las di a mi familiar para que las tomara y así logró controlar su temor durante el viaje.

Pregunta en tu ciudad si hay alguien que las prepare, o puedes mandarlas pedir a San Miguel de Allende (donde yo las compro) y te las envían a cualquier parte del país (México). El lugar se llama La Victoriana: www.lavictoriana.com