jueves, 12 de noviembre de 2009

Amor-odio a las revistas de viajes


De vez en cuando me compro una revista de viajes, de esas que hay varias en el mercado (Traveler, Travel+Leisure, Travesías), y siempre llegó a la misma conclusión: anuncias viajes que no son para mí, y seguramente tampoco para la mayoría de los mortales.

La realidad es que a todos nos gusta viajar, a unos más que a otros, pero a la gran mayoría nos encanta tomar unos días de descanso en un lugar tranquilo, disfrutar de la playa, ir de aventura o de reventón. Sea cual sea tu estilo de viaje, estarás de acuerdo conmigo que siempre buscamos que sea a buen precio, incluso en algunas ocasiones buscamos que sea lo más barato posible.

Entonces, tomo la revista y encuentro un artículo que lleva por título “Fin de semana en Ixtapa” (un lugar cercano, en mi país, seguro me es de utilidad). Primero me recomiendan ir al spa The Tides, busco su web, lo encuentro y no tiene precios de los tratamientos ¡malo! Llamo por teléfono y pregunto, el facial más barato cuesta $1,680.00 MNX.

Sigo leyendo y me recomiendan un campo de golf, me brinco esa parte porque no juego golf y la verdad mi estilo de viaje es otro.

Luego me recomiendan el hospedaje Capella Hotels, busco su web y la tarifa por noche más económica es de 395 dólares por habitación más impuestos.

Quiero aclarar que no digo que estas revistas sean malas, me gustan porque gracias a ellas leo sobre lugares que tengo muy pocas posibilidades de visitar por dos razones: porque la mayoría son muy caras y porque no son mi estilo de viaje, yo prefiero investigar, caminar, descubrir.

Pocas veces he encontrado en estas revista recomendaciones que me sean de utilidad, a mi que hago mis ahorros para viajar y quiero sacarles el mayor provecho posible.