martes, 6 de octubre de 2009

Año Nuevo en Disney World


Hace dos años festejamos Año Nuevo en Disney World, y la fiesta que se suscitó fue padrísima, más de lo que esperábamos.

Debo aclarar que Navidad y Año Nuevo es la época más cara y más visitada en Disney, pero vale la pena.

El 31 de diciembre, el principal festejo de Año Nuevo se llevaría a cabo a media noche en Magic Kingdom, como era de esperarse; así que desde muy temprano había ya muchísima gente. Las colas para subir a cada atracción eran largas, pero en ese caso el FastPass hacen la diferencia. Pese a la gran multitud, los servicios como recolección de basura, sanitarios y restaurantes, no se vieron rebasados en ningún momento, ni tenías que esperar mucho para tener acceso. Es tanta la buena organización de Disney que es sorprendente como ante tanta gente todo funciona a la perfección.

La ambientación con villancicos se hizo presente todo el día, actividades como shows navideños y algunas representaciones, así como los tradicionales desfiles y los personajes caminando por todo el parque, lograron un gran ambiente.

Cuando comenzó a oscurecer, un grupo de alegres jóvenes repartieron sombreros y cornetillas a todos los asistentes, las que sonaríamos a las 12 de la noche. El desfile de esa noche fue especial, al igual que los fuegos pirotécnicos que duraron más de media hora; y para terminar una sorpresa: cuando los fuegos habían concluido y sonaba la música navideña, todos comenzamos a caminar hacia la salida, y del cielo comenzó a caer nieve, blancos copos de nieve, en Orlando y con un calor de unos veintitantos grados. Los niños fascinados, saltaban y corrían, mientras que los adultos buscábamos de dónde salía aquella nieve artificial.

Y así, con un feliz y gran ambiente gritamos ¡Happy New Year! en Disney World.