miércoles, 30 de septiembre de 2009

Fórmula para sacar la visa de EUA II

Fórmula para sacar la visa de EUA I

¿En qué me quedé? A sí, en que llegó la cónsul hasta el lugar donde yo estaba sentada; ni tres minutos tardó conmigo cuando ya me estaba dando un papelito rosa y me dijo que pasara a otra sección a esperar. A mi amiga, le dieron otro papelito, pero amarillo y la historia de ella fue bastante fuerte, la sometieron a interrogatorio por horas, porque se dieron cuenta que los documentos eran falsos, así que está de sobra decirles que no le dieron la visa, además de la desagradable experiencia que vivió. Yo, en cambio, esperé un rato y recibí mi visa por 10 años.

Luego, ya en 2004, acudía a renovarla. Fui con mi esposo, quien también renovaría la suya y sacamos la primera visa de mi hija que entonces era muy pequeña, así que no fue necesario llevarla con nosotros.

La situación en la embajada de EUA en la Ciudad de México ya es muy distinta, pues todo está bien organizado y se acude con cita, que es lo menos que se podía esperar después de que se paga por el servicio. En fin, que en esa ocasión me di a la tarea de observar a la gente que acude a solicitar la visa de Estados Unidos:

• Algunos llegan de traje y a leguas se vé que no están acostumbrados a usarlo y se muestran de lo más incómodos con la corbata.

• Otros llevan tantos documentos que no dudo que hasta la fe de bautismo tengan en ese folder.

• No falta el nervioso que parece que estará ante un interrogatorio después de haber cometido un delito.

• Hay también los que parece que van de fiesta y poco les falta para llevar el vestido de lentejuelas.

• Y que tal los que se comportan muy propios y con lenguaje adecuado, para que no se vea que son maleducados.

• Y por supuesto que también vamos los que nos comportamos y vestimos tal y como somos siempre.

Esta vez, llevé un poco más de documentos, unas 6 copias: pago de predial de la casa, factura de autos, y los últimos estados de cuenta y de tarjeta de crédito; esperamos un poco, luego pasamos a la ventanilla y el cónsul nos saludó y nos preguntó a qué iríamos a Estados Unidos, respondimos que queríamos ir de vacaciones a Disneyland; luego, mientras ya escribía en los papelitos, nos preguntó a qué nos dedicábamos, respondimos y eso fue todo. Una vez más obtuvimos la visa de EUA por 10 años.

Mi conclusión después de todo esto, es que la fórmula para obtener la visa es mostrarte tal y como eres. Tal vez arreglarte un poco más y llevar los documentos que demuestren tu solvencia económica, pero no llegar a los extremos de mentir o querer aparentar fortuna cuando no la hay.