lunes, 22 de junio de 2009

Los días lluviosos de Londres


Recuerdo que mi estancia en Londres fue en verano, durante el mes de junio. Nuestros planes comenzaron buscando hoteles baratos en Londres, pues fuimos un grupo de 18 jóvenes que estudiábamos juntos en Cambridge, y que no contábamos con un presupuesto holgado. Yo siempre recomiendo no gastar mucho en hospedaje, considero que buscar hoteles baratos es la mejor opción, así tengo más para gastar en otras cosas, como comidas, atractivos, museos, transporte y regalitos. Después de todo al hotel sólo llego a dormir y bañarme por las mañanas. A diferencia de cuando voy en un viaje de descanso cuando si procuro gastar más en hospedaje y disfrutar de los servicios que te proporcionan.

En fin, te decía que la lluvia estuvo presente la mayoría de los días que estuve en Inglaterra, de tres meses que permanecí allá, podría yo decir que tuvimos lluvia unos 50 días, pero eso no fue un impedimento para salir y disfrutar de ese magnífico país.

Como la gente ya está habituada a ese clima, que no es como la lluvia que tenemos en México, pues allá no se trata de fuertes aguaceros, más bien es una lluvia tranquila y tupida; entonces todos van preparados con paraguas y chaquetas que repelen el agua. Si no tienes una, no te preocupes, pues seguro que llegando a Inglaterra encuentras alguna que te agrade en cualquier tienda departamental.

Hay mucho qué ver en Londres, cada calle es un atractivo, pues sus casas y casonas antiguas se mantienen en muy buen estado. El Palacio Buckingham, la torre del Big Ben y la Abadía de Westminster, la Casa de Dickens, la Torre de la joya, el Museo Madame Tousseaud, Tower Birdge y Picadilly, son sólo algunos de los sitios que puedes visitar.