viernes, 1 de mayo de 2009

Influenza: mexicanos no somos los culpables

Uso este medio para hace conocer mi indignación. En los últimos días he leído las notas que circulan en diversos medios del mundo y me indigna la insinuación de unos, y el aseguramiento de otros, de que México es el origen, autor y difusor de esta enfermedad. Y que además comiencen las acciones de rechazo hacia nuestra gente.

Ver que Le Monde se refiera a la influenza A H1N1 como “nouvelle grippe mexicaine” (nueva gripe mexicana), de verdad me molesta. Este mismo medio (hoy 1 de mayo) publica que van 176 muertos en nuestro país, cuando se ha repetido hasta el cansancio desde ayer que la cifra oficial es de 15 decesos.
Me indigna que países como Israel y Ecuador digan que cancelan los vuelos a nuestro país cuando ni siquiera existen dichos vuelos. Que la tomen contra México y no contra los Estados Unidos, donde también hay muchos infectados con esta enfermedad.

Ha habido muertes aquí y en otros países no; pero por diversas causas de carácter social y por nuestros sistemas de salud, pero no porque seamos portadores de un virus mortal.


Ahora vale la pena conocer el origen de la enfermedad, pero no para buscar culpables, sino para poder enfrentarla. Culpables somos todos y nos sólo de ésto, sino del daño completo de nuestro planeta. Las naciones más poderosas en todo caso son las que más dañan el ecosistema.

Todos los países tienen sus problemas, pero los mexicanos somos gente noble, solidaria, compartida, que recibimos a todos con los brazos abiertos sin importar raza, religión o las circunstancias sociales, económicas o políticas de cada nación.

No todos los españoles son etarras.
No todos los israelíes lanzan bombas.
No todos los británicos son del IRA.
No todos los africanos tienen malaria.
No todos los argentinos tienen dengue.
“No todos los mexicanos tenemos virus A H1N1”


Yo estoy en México. Mi familia y amigos están bien. No iremos a ningún lado por algunos días, pero aprenderemos a vivir con esta enfermedad, como lo hacemos cada día con muchas otras.
¡Trato digno a los mexicanos y a México en el mundo!